Patrocinio

Más del 94% tendría sobrepeso u obesidad en Costa Rica para el 2060

Estudio publicado en BMJ Global Health determinó que Costa Rica sería el tercer país del mundo con mayor cantidad de personas obesas o con sobrepeso

El sobrepeso y la obesidad son dos problemas de salud de los que Costa Rica no escapa. En el 2014, según la Encuesta de factores de riesgo cardiovascular de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), un 36,8% de escolares entre los 9 y 11 años, tenían sobrepreso, y un 29,4%, obesidad.

Con respecto a las personas adultas, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), advirtió en el 2018, que en Costa Rica había alrededor de 900 mil adultos en esta condición, siendo el quinto país de Latinoamérica con mayor prevalencia de obesidad.

Las cifras van en aumento, y de no tomarse el sartén por el mango, los investigadores estiman para el 2060, que Costa Rica llegaría a ser el tercer país del mundo con sobrepeso y obesidad de 161 países estudiados. Un 94% de la población costarricense estaría con esta condición de no tomarse medidas de salud pública hoy, según un estudio publicado por la revista BMJ Global Health 2022 titulado “Economic impacts of overweight and obesity: current and future estimates for 161 countries”.

Cambiar el panorama es un trabajo de toda la población

Precisamente, un grupo de personas expertas en salud, advirtieron sobre la problemática y brindaron vías de solución, durante el “Simposio políticas públicas en nutrición para hacerle frente a las enfermedades no transmisibles”, organizado por la asociación Costa Rica Saludable y la Asamblea Legislativa.

Simposio políticas públicas en nutrición para hacerle frente a las enfermedades no transmisibles

“Urge que actuemos con políticas efectivas que protejan los entornos escolares y familiares, con políticas fiscales aplicadas a las bebidas azucaradas y sistemas recomendados por la Organización Mundial de la Salud, como el etiquetada frontal de alimentos; también se deben aumentar los espacios para realizar actividad física”, explicó la presidenta de Costa Rica Saludable, Nydia Amador.

Para la investigadora de la Escuela de Nutrición de la Universidad de Costa Rica (UCR), la Dra. Xinia Fernández, “las cifras son mucho más de lo que cualquier país de mediano o bajo ingreso puede atender y además, representa una erogación que no existe en riqueza natural en nuestros países”.

Patrocinio

Según comentó Fernández, se debe aplicar un enfoque donde todos los ciudadanos tengan responsabilidad, ya que esto exhorta al compromiso de aplicar políticas fiscales, como grabar productos no saludables, etiquetar los alimentos para que haya compras informadas y sobretodo, no dejar de lado la actividad física y priorizar acciones en población infantil.

En el simposio, el nutricionista epidemiólogo, Damián Reyes, expuso un estudio realizado en Costa Rica sobre el sistema de etiquetado frontal de alimentos que más funcionaría en el país para que las personas identifiquen nutrientes críticos en los productos, así como los alimentos menos nocivos para la salud.

“A través de un estudio comparamos la eficacia de cuatro sistemas de etiquetado de este tipo, que dan información práctica a las personas cuando van a comprar alimentos ultraprocesados, y encontramos que el de octágonos es el más eficaz. Es un instrumento de política pública que ayuda a las personas a comprar productos con menos daños para la salud”, explicó Reyes.

Etiquetado frontal de alimentos

También, la nutricionista epidemióloga del Ministerio de Salud, Ivannia Caravaca, expuso sobre cómo la política pública en seguridad alimentaria nutricional, puede ser un beneficio en alimentación saludable y la inclusión de alimentos saludables dentro de la canasta básica tributaria.

Riesgo a Enfermedades No Transmisibles

Tener obesidad o sobrepeso, pone en riesgo a las personas de padecer Enfermedades No Transmisibles (ENT), como: hipertensión, diabetes y enfermedades cardiovasculares.

De acuerdo con la OMS, las ENT ocasionan el 71%  de las muertes al año, es decir, 41 millones de personas al año. De estos fallecimientos, 15 millones tenían entre 30 y 69 años de edad, y la mayoría, ocurren en países de ingresos bajos y medios.

El riesgo a morir por este tipo de enfermedades aumenta por hábitos como el consumo de tabaco, la inactividad física, el uso nocivo de alcohol y las dietas mal elaboradas.

También le puede interesar: Nutricionistas apoyan el etiquetado frontal de alimentos y bebidas

Marianela Sanabria Leandro
Sígame
+-

Comentarios

Periodista Licenciada en Producción de Medios de la Universidad Latina de Costa Rica. Locutora comercial formada en el Instituto Nacional de Aprendizaje.

 

Acerca del autor Marianela Sanabria Leandro

Periodista Licenciada en Producción de Medios de la Universidad Latina de Costa Rica. Locutora comercial formada en el Instituto Nacional de Aprendizaje.

Artículos recomendados