Patrocinio

Aprenda a manipular los alimentos correctamente

Proteja a su familia de diarreas, deshidratación y otras enfermedades de transmisión alimentaria.

Cada año una de cada 10 personas contrae Enfermedades de Transmisión Alimentaria (ETA) y de ellas 420.000 se convierten en víctimas mortales de este tipo de afecciones, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Las enfermedades diarreicas son las más frecuentes causadas por el consumo de alimentos insalubres, y anualmente representan la muerte de 96.000 menores de 5 años en el mundo.

Sin embargo, es importante aclarar que la OMS considera las ETA como enfermedades que se pueden prevenir con la correcta manipulación de los alimentos que ingerimos.

Para Adriana Mora, nutricionista y coach en salud integrativa, es importante que seamos concientes sobre el alcance de nuestra responsabilidad a la hora de preparar los alimentos para nuestro consumo, el de nuestra familia o el de un tercero.

“Desde el momento en el que usted está manipulando alimentos o tocándolos usted se está convirtiendo en un agente preventivo de salud”, asegura Mora.

La prevención de ETA inicia con la preparación de cada alimento, desde la atención a las recomendaciones a nivel nutricional hasta la inocuidad alimentaria.

Qué es la inocuidad alimentaria

Patrocinio

La inocuidad de los alimentos es la garantía de que el producto que vamos a consumir ha cumplido con un proceso de preparación óptimo que no causará ningún daño al que lo consume. Un alimento inocuo está libre de peligros de orden físico, químico y biológico.

“Una persona se puede morir por una lechuga mal lavada, por contaminación cruzada, por una mala práctica de descongelado. Tenemos que partir del hecho de que comemos todos los días, es una práctica repetitiva y necesaria y entonces hay que saberlo hacer”, explica Mora.

Mora, quien además es acreditada por el Instituto Nacional de Aprendizaje para impartir el curso de Manipulación de Alimentos, insiste en que existen prácticas básicas que se exigen a nivel de servicios de alimentos como restaurantes, pero que podemos aplicar en nuestros hogares.

En el tema de la contaminación cruzada explica que no se deben usar las mismas herramientas de cocina para un alimento crudo que se va a cocinar y otro que se va a consumir crudo, sin antes lavarla.

Por ejemplo, si estamos preparando un pollo para su cocción, se deben lavar muy bien los utensilios: cuchillo, tabla, tazas, etcétera; antes de usarlos para preparar una ensalada o cortar vegetales que se comerán crudos.

Cuidar a los niños y a los adultos mayores

Los niños, los adultos mayores y las mujeres embarazadas son las poblaciones con más riesgo de contraer estas enfermedades y las que pueden presentar cuadros de deshidratación más agresivos a causa de una diarrea.

En este sentido es especialmente importante hacer énfasis en el correcto lavado de manos, según explica Mora: “Si tenemos un adulto mayor o un niño en la casa y estamos super entendidos en la parte de preparación de alimentos y hacemos todo bien, pero ese niño o ese adulto mayor no se lavó las manos para comer estamos arruinando toda la cadena de inocuidad”.

Prácticas como lavar bien los vegetales, cocinar las carnes correctamente, evitar la contaminación cruzada y un estricto lavado de manos de las personas que preparan los alimentos y de cada comensal, pueden librarnos de infecciones e intoxicaciones.

¿Qué le pareció esta nota?

Califíquenos de 1 a 5 estrellas

Si le pareció interesante esta nota,

¡síganos en redes sociales!

¿Cómo podríamos mejorar esta información?

Latest posts by Karla Olivares Hidalgo (see all)

Comentarios

Periodista y productora audiovisual graduada de la Escuela de Ciencias de la Comunicación Colectiva, estudiante de la Facultad de Letras de la Universidad de Costa Rica.

 

Acerca del autor Karla Olivares Hidalgo

Periodista y productora audiovisual graduada de la Escuela de Ciencias de la Comunicación Colectiva, estudiante de la Facultad de Letras de la Universidad de Costa Rica.

Artículos recomendados