Patrocinio

¡Estamos en la Semana Mundial de Concientización sobre la Sal!

Principal fuente de sodio de los costarricenses es la sal doméstica

Por: Jaritza Vega, nutricionista

Estudios recientes realizados por el Instituto Costarricense de Investigación y Enseñanza en Nutrición y Salud (INCIENSA), liderados por la Dra. Adriana Blanco, demuestran que la principal fuente de sodio de los costarricenses es la sal doméstica (60%), es decir, la sal que usamos al cocinar y preparar los alimentos en el hogar o bien, que agregamos una vez nos sentamos en la mesa a consumirlos.

Después de la sal, los condimentos comerciales (consomés, cubitos, sazones, salsas) y los alimentos procesados representan el 27% de la ingesta diaria. Además, todas estas fuentes suman una ingesta aproximada 11 gramos o sea, dos cucharaditas de sal, que equivalen a más del doble del máximo recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) que son 5 gramos al día en adultos o una cucharadita de sal al día.

Lo anterior es sumamente preocupante debido a que un consumo en exceso de sal/sodio se relaciona con un aumento en el riesgo de varias enfermedades como problemas en los riñones, tumor en el estómago, obesidad, presión alta, derrames, infartos y otras enfermedades del corazón.

Nuevas investigaciones del INCIENSA describen limitados conocimientos de la población sobre los términos sal y sodio, las recomendaciones establecidas del consumo de sal y las consecuencias para la salud de su ingesta excesiva.

Concientización sobre la sal

Patrocinio

Estamos en la Semana Mundial de Concientización sobre la Sal, una iniciativa de la organización mundial WASH (Acción Mundial en Sal y Salud del Reino Unido) apoyada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y en Costa Rica por el trabajo del Programa para Reducción del Consumo de Sal/Sodio en conjunto con diversas instituciones y organizaciones, incluyendo el Colegio de Profesionales en Nutrición.

Se busca concientizar a la población sobre la importancia de la reducción del consumo excesivo de sal, mediante diversas estrategias, así como con la contribución al logro de un descenso gradual de su consumo en la dieta, hasta alcanzar la recomendación máxima de 5 gramos de sal al día por persona.

La pandemia global de Covid-19 ha cambiado la vida de muchas maneras, incluida los comportamientos de compra y consumo de alimentos y con ello, la calidad nutricional de la dieta de la población se ha visto afectada. La mayoría de las personas están consumiendo dietas menos nutritivas, con pocos alimentos frescos y mayor cantidad de productos preenvasados, debido a las percepciones de inocuidad o que son mucho más fáciles de usar, así como su bajo costo económico.

Estos alimentos tienen un perfil nutricional menos favorable y se han relacionado con el desarrollo de enfermedades no transmisibles, como: presión alta, obesidad, entre otras, reconocidas como un factor de riesgo del Covid-19.

Agregar sabor es posible sin sal

Con el aumento de tiempo en el hogar, ha aumentado la preparación de alimentos y la oportunidad de perfeccionar las recetas o incluso ser creativos en la cocina con nuevos sabores. Y aunque puede parecer que la única forma de agregar sabor a las comidas caseras es con una pizca de sal, hay muchas otras formas de asegurarse de que los alimentos contengan un toque de sabor, como se muestra en los siguientes consejos:

  • Reemplace el exceso de sal con chile, cítricos como el limón, hierbas frescas, ajo, pimienta y especias naturales (sin sal agregada) para dar sabor a las comidas.
  • Evite el uso de las salsas procesadas como la salsa inglesa, de soja, de tomate y los aderezos para preparar las comidas y ensaladas.
  • Reduzca gradualmente (poco a poco) la sal cuando prepara sus comidas. Su gusto y el de su familia se adaptará poco a poco. No es eliminar la sal en la preparación de comidas, sino reducirla.
  • Una reducción de un 10% de sal no es percibida por las personas, entonces empiece quitando un poquitito, alrededor de un 10% de lo que usualmente agrega. Un mes hasta tres meses después reduce otro 10%. Sigue reduciendo haciéndolo muy poco a poco.
  • En Costa Rica la sal es «enriquecida» con yodo y flúor, micronutrientes esenciales para un desarrollo cerebral adecuado tanto del feto durante la gestación, como del niño pequeño, que además contribuyen a optimizar las funciones mentales en general y previene las caries dentales.
  • Escurra y enjuague los vegetales enlatados; y prefiera las frutas y vegetales frescos.
  • Coma frutas y vegetales, sin agregarles sal ni salsas.
  • Revise el contenido de sodio indicado en las etiquetas de los alimentos antes de comprarlos para elegir las opciones con menor contenido.
  • Y recuerde: ¡TODA la sal es sal, incluso la sal marina, del Himalaya y la rosada! Sin embargo, existen alternativas bajas en sodio para aquellos que necesitan un poco más de tiempo para adaptarse a un sabor menos salado.

¿Qué le pareció esta nota?

Califíquenos de 1 a 5 estrellas

Si le pareció interesante esta nota,

¡síganos en redes sociales!

¿Cómo podríamos mejorar esta información?

Comentarios

Las colaboraciones enviadas a aDiarioCR.com son responsabilidad exclusiva de sus autores. aDiarioCR.com no se responsabiliza por su contenido.

 

Acerca del autor Colaboración

Las colaboraciones enviadas a aDiarioCR.com son responsabilidad exclusiva de sus autores. aDiarioCR.com no se responsabiliza por su contenido.

Artículos recomendados