Patrocinio

Nutricionistas desmienten principales mitos sobre la lactancia

La leche materna ayuda al desarrollo de los diferentes órganos y en especial del cerebro

Regresar al mundo laboral tras el parto, supone un enorme reto que deben asumir las madres tras el período de licencia por maternidad.

A este desafío se une la cantidad de mitos que giran en torno a la lactancia, muchos de ellos basados en creencias y costumbres.

Por esta razón, el Colegio de Profesionales en Nutrición (CPN) busca visibilizar estos desafíos en el marco de la Semana de la lactancia, que se conmemora entre el 01 y 07 de agosto.

Madres en lactancia necesitan apoyo de su entorno

Las especialistas en Nutrición han sido enfáticas en recordar que eliminar el suministro de leche materna, inhibe al recién nacido de contar con los nutrientes que necesita en sus primeros meses de vida, ya que este alimento ayuda al desarrollo de los diferentes órganos, en especial del cerebro. Además, contribuye a fortalecer el vínculo afectivo con la madre.

De acuerdo con la Dra. Ingrid Broitman, representante del CPN y consejera en lactancia materna, cuando la mujer lactante se reincorpora al trabajo se requiere de un gran esfuerzo, no solo de su parte, sino también del entorno que la rodea: familiares, compañeros de trabajo y el empleador.

“La madre debe prepararse con tiempo, por lo menos uno o dos meses antes; también debe definir si es en la guardería u otra persona quien se encargará de preparar la toma de forma higiénica y adecuada para que la leche siga siendo el principal alimento del bebé en los primeros meses de vida”, señaló la especialista.

El lugar de trabajo también debe estar preparado. No solo debe contar con un espacio higiénico y cómodo para que la mamá puede extraer su leche y hacer limpieza de los utensilios (no se recomienda el baño), sino que no se debe presionar por el tiempo que dura en ese proceso.

Al finalizar su trabajo, llega ahora la responsabilidad de la familia. La mamá llega cansada por lo que es necesario que le ayuden a limpiar los instrumentos para poder dar leche a su bebé, que le tengan comida preparada y puedan apoyarla en las demás tareas del hogar.

Mitos alrededor del proceso

Patrocinio

También existen mitos que rodean a las madres lactantes. La Dra. Angie Jiménez, de la Asociación Costarricense de Nutrición Pediátrica, destacó algunos de ellos:

– La cantidad de leche no es suficiente para llenar al bebé. En los primeros tres o cuatro días, las mamás se preocupan al sentir sus pechos vacíos y piensan que no están produciendo suficiente leche. Este mito es falso, porque el niño o niña logra succionar del pecho unas gotitas de una sustancia que se llama calostro. El estómago del recién nacido es del tamaño de una cereza equivalente a siete mililitros, por lo que las gotitas de calostro son suficientes.

“La madre que tenga buen apoyo, que se prepare durante el embarazo y que conozca sobre lactancia materna siempre producirá lo que necesita el bebé”, mencionó Jiménez.

-Tomar más líquidos o consumir alimentos para producir la leche. La succión constante del bebé es lo que genera una mayor producción. La madre debe tomar líquido conforme el cuerpo se lo pida, pero no en exceso, pues esto puede generar más bien un efecto adverso. Se aconseja tomar unos dos litros de agua por día, una alimentación variada y natural, que incluya pescado o mariscos, pues su cantidad de lípidos aportan a la leche.

No se recomienda el consumo de productos que popularmente se sugieren, como: aguadulce, cebada, cas y hasta marshmallows. En lugar de aumentar la producción de leche estas prácticas provocan que la madre suba de peso.

-¿No se alimenta bien? Durante el proceso de brote de crecimiento, más o menos a los cuatro meses, el bebé tiende a distraerse mucho y deja de alimentarse a los cinco minutos. La madre tiende a pensar que su hijo o hija no se ha alimentado bien; sin embargo, en esa etapa el niño o niña aprendió tan bien a succionar que en tan poco tiempo queda satisfecho.

– Después de cierto tiempo la leche no alimenta. Si bien la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda como mínimo dos años para amamantar al bebé, su desarrollo cerebral continúa hasta los tres años, por lo que una lactancia prolongada es recomendable.

Tras un tiempo, el mismo cuerpo deja de producir leche, pero eso no significa que tenga fecha de caducidad.

¿Qué le pareció esta nota?

Califíquenos de 1 a 5 estrellas

Si le pareció interesante esta nota,

¡síganos en redes sociales!

¿Cómo podríamos mejorar esta información?

Comentarios

Las colaboraciones enviadas a aDiarioCR.com son responsabilidad exclusiva de sus autores. aDiarioCR.com no se responsabiliza por su contenido.

 

Acerca del autor Colaboración

Las colaboraciones enviadas a aDiarioCR.com son responsabilidad exclusiva de sus autores. aDiarioCR.com no se responsabiliza por su contenido.

Artículos recomendados