Patrocinio

Esta es la alimentación clave para controlar la diabetes

Seguir un estilo de vida saludable se convierte en una herramienta para lograr el control de glicemias y evitar complicaciones de la enfermedad

La diabetes mellitus es una enfermedad crónica en la que el páncreas por diferentes razones produce muy poca o no produce insulina, situación que genera niveles de azúcar en sangre altos, que si no se controla, resulta peligrosos para la salud.

Para la persona con diabetes seguir un estilo de vida saludable, se convierte en una herramienta indispensable no solo para lograr el control de sus glicemias, sino que además le ayuda a evitar complicaciones propias de la diabetes, como lo son las enfermedades cardiovasculares.

Mantener hábitos adecuados de alimentación, practicar alguna actividad física con supervisión, así como controlar el estrés, mejoraran su calidad de vida.

De acuerdo con Alejandra Irola, nutricionista, la persona diabética debe cuidar su salud, por medio de la alimentación, teniendo como objetivo el control de su peso, su grasa especialmente la abdominal, así como sus niveles de glicemia, colesterol, triglicéridos y presión arterial, por esta razón la alimentación saludable se vuelve un tema prioritario.

Esta alimentación no debe ser prohibitiva, es decir, la persona diabética puede incluir alimentos de todos los grupos cuidando sus porciones y combinaciones.

Para ello, se deben dividir los alimentos en cuatro grupos según las guías alimentarias para Costa Rica:

  • Cereales, leguminosas y verduras harinosas

Se incluyen los alimentos que nos brindan carbohidratos en mayor cantidad: arroz, tortillas, pastas, pan, frijoles, garbanzos, lentejas y tubérculos como: papa, yuca camote, entre otros. Se pueden incluir dando preferencia a los menos refinados como las leguminosas y combinarlos con hortalizas como las hojas verdes.

  • Frutas y vegetales
Patrocinio

Existen muchos mitos del tipo de fruta que debe elegir un diabético, por ello se recomienda consultar a un nutricionista. Las frutas se pueden consumir, solo hay que identificar la porción, podemos combinar con leche, yogurt o vegetales y evitar los excesos, por ejemplo, en el caso del banano la porción es uno pequeño o media unidad grande.

  • Productos de origen animal

En el caso de los lácteos se recomienda elegir una o dos porciones al día, combinándolos con la fruta o de merienda.

Irola recomienda el pollo, pescado, atún, sardinas, carnes magras, cortes bajos en grasa y recuerda desgrasarlos antes de prepararlos.

Muchas veces este grupo se ve limitado, por lo que los platos compuestos pueden ser una excelente opción: un arroz con pollo donde incluya en su mayoría vegetales verdes y alguna leguminosa como arvejas.

  • Grasas

Las grasas son adecuadas por su aporte de ácidos grasos esenciales, por lo que no se deben dejar de lado. Tampoco se debe abusar de ellas, por lo que se aconsejan las preparaciones guisadas, en salsas y medir el aceite con un dosificador. No es recomendado reutilizar las grasas para cocinar.

El aguacate y las semillas pueden estar dentro del plan de alimentación, eso sí, en las proporciones adecuadas.

La nutricionista brindó otras recomendaciones para iniciar con los cambios lo antes posible:

  1. Visite su nutricionista, esto le permitirá contar con un plan de alimentación adecuado para sus necesidades y adaptado a los platillos de la esta época.
  2. Monitoree sus glicemias diariamente, el llevar un control de sus glicemias, le permite evitar episodios de hipoglicemias (azúcar bajo) o Hiperglicemias (elevaciones de azúcar).
  3. Realice todos los tiempos de comida: desayuno, merienda, almuerzo, merienda y cena, esto le permite controlar sus niveles de azúcar en sangre.
  4. Evite alimentos preparados con harina refinada y mieles, así como productos de panificación.
  5. Hidrátese bien, es importante el consumo de líquido, 8 vasos al día y de esos que por lo menos sean 4 de agua, puede incluir uno o dos lácteos.
  6. Realice actividad física, hasta donde sea posible, inicie paulatinamente.
  7. Invite a familiares y compañeros a compartir actividades recreativas, que impliquen actividad física, es importante que en su núcleo familiar donde vive la persona diabética no se le asile por su alimentación, sino que todas las personas a su alrededor le apoyen, y compartan su estilo de vida saludable.
+-

Comentarios

Las colaboraciones enviadas a aDiarioCR.com son responsabilidad exclusiva de sus autores. aDiarioCR.com no se responsabiliza por su contenido.

 

Acerca del autor Colaboración

Las colaboraciones enviadas a aDiarioCR.com son responsabilidad exclusiva de sus autores. aDiarioCR.com no se responsabiliza por su contenido.

Artículos recomendados