Patrocinio

La educación no debe tratarse como un medio de inversión empresarial

Educamos seres humanos para la vida, no producimos objetos útiles

Por: Ernesto González, Licenciado en Ciencias Pedagógicas 


¿Es la productividad hacer más en menos tiempo? Acierto con su definición: “Capacidad de producción por unidad de trabajo, superficie de tierra cultivada”; no me agrada mucho la definición pero si le adiciono la palabra laboral, es decir productividad laboral, ya me siento mejor: “Es la relación entre el trabajo desempeñado o los bienes producidos por una persona en su trabajo, así como los recursos que esta ha utilizado para obtener dicha producción”.

Sin embargo, en el mundo académico no producimos objetos útiles, como decía en una ocasión un excompañero: “la institución no produce teléfonos”. En lugar de esto educamos para la vida.

El estudiante no es una pieza que se arma, es un individuo que se “alimenta” gradualmente de conocimientos, aprendizajes, valores, como parte de un proceso que por etapas va demostrando sus logros y aciertos, pero también sus errores, los cuales han de ir siendo enmendados con la guía de padres y docentes.

Queda claro que son tangibles un número de variantes que nos denotan productividad en el campo de la Educación:

  • Número de graduados. Distinguiendo ciertos parámetros en escalas de excelente, muy buenos, SUMA CUM LAUDE, CUM LAUDE, etc.
  • Graduados que se insertan en el mundo laboral acorde al título alcanzado.
  • Seguimiento a los graduados en cuanto a su crecimiento profesional.
  • Calidad de la educación en cuanto a resultados emitidos por instituciones internacionales especializadas[1].
  • Durabilidad de las cohortes[2].

Y sí hay algunos aspectos comunes que favorecen la productividad empresarial con la educacional y son las siguientes:

Empresa               Escuela
·         Clima laboral

·         Motivación laboral

·         Equipamiento y recursos

·         Entorno

·         Liderazgo

·         Diseño de los productos o servicios

·         Estabilidad de los diseños

·         Calidad de las materias primas

Patrocinio

·         Calidad y estado de la maquinaria

·         Clima laboral

·         Motivación

·         Equipamiento y recursos

·         Calidad de los recursos

·         Entorno

·         Liderazgo

·         Estabilidad laboral

·         Políticas de estimulación al personal

·         Personal altamente capacitado (profesorado y administrativo)

·         Desarrollo de un buen sistema de comunicación

·         Atención prioritaria al profesorado, eslabón fundamental de la educación.

·         Formación en valores como pilar prioritario

Recordemos que nuestros educandos no se producen en serie. Son individuos racionales que no avanzan a la misma velocidad, pero forman parte de nuestra responsabilidad. Debemos incentivarlos y exigirles porque seremos testigos de sus graduaciones. Y cuando esto se logra, los resultados se revertirán en beneficio de la propia institución: prestigio, reconocimiento nacional e internacional, empoderamiento de su personal, de estudiantes y padres de familia.

[1] Tenemos a modo de ejemplo el llamado el Informe PISA (Informe del Programa Internacional para la Evaluación de Estudiantes), estudio llevado a cabo por la OCDE a nivel mundial que mide el rendimiento académico de los alumnos en matemáticas, ciencia y lectura.
[2] Grupo de estudiantes quiénes trabajan juntos a través de un currículum para conseguir el mismo grado académico en un período de tiempo determinado.
+-

Comentarios

Las colaboraciones enviadas a aDiarioCR.com son responsabilidad exclusiva de sus autores. aDiarioCR.com no se responsabiliza por su contenido.

 

Acerca del autor Colaboración

Las colaboraciones enviadas a aDiarioCR.com son responsabilidad exclusiva de sus autores. aDiarioCR.com no se responsabiliza por su contenido.

Artículos recomendados