Patrocinio

Carta al personal de salud de Costa Rica

El Juramento Hipocrático debería motivarle a revisar las estadísticas de la crisis actual

Por: Johnny Schmidt

Decidí escribir esta nota con el mayor respeto, porque creo que ustedes están actuando mal de forma involuntaria. No se han dado cuenta de que han sido utilizados para cumplir un propósito que seguramente también desconocen.

La política internacional y evidentemente nacional, la componen tres grandes grupos: Los políticos (esos que vemos, que conocemos y participan en los procesos democráticos), el segundo grupo son los lobbies, que son grupos de interés, que no participan en esos procesos democráticos pero que abiertamente tratan de influir en los políticos para que sus decisiones no afecten sus intereses comerciales o empresariales, y para ello ofrecen contribuciones a campañas o a los partidos políticos. Y el tercer grupo es un poder en la sombra. Es un grupo de mega poderosos que están muy por encima de los políticos, de los lobbies y de todo proceso democrático, y utilizan su enorme poder financiero para acomodar a su antojo lo que ocurre en el mundo con propósitos nefastos para el resto y de grandes ganancias para ellos.  Ese poder en la sombra vive disfrazado de filantropía.

El tercer poder

Por duro que resulte aceptar la existencia de ese poder en la sombra, y que puedan cometer actos tan atroces para el resto de la humanidad, es real. Lo han hecho desde muchísimos años atrás y lo seguirán haciendo mientras existan personas que no cuestionen, que tan solo obedezcan, y que sin darse cuenta se convierten en los peones del ajedrez que ellos juegan. El mundo (según muchos autores) se compone de cuatro tipos de personas, los inteligentes, los incautos, los estúpidos y los malvados, y evidentemente los inteligentes y los malvados siempre tratarán de aprovecharse de los incautos y de los estúpidos.

Un ejemplo de esto que les digo es la actual situación de pandemia decretada por la Organización Mundial de la Salud, que ha dejado como saldo una situación de ruina económica a muchos países pero mucho peor en países como Costa Rica que desde antes ya venía atravesando uno de los peores momentos desde el punto de vista económico.

A lo mejor ustedes, al igual que una inmensa mayoría, creen que el virus está dejando a su paso una gran cantidad de muertos. Eso no ha ocurrido ni en Costa Rica ni en el mundo, ya que cuando se compara la cantidad de muertos de este año con la cantidad de los últimos cinco años, vemos que este año contabiliza mucho menos fallecimientos que los registrados a la misma fecha de los años anteriores. El miedo ha sido promovido mediante los medios y la campaña mundial para crear esa falsa percepción de la realidad.  Y aquí es donde es necesario empezar a pensar, a usar la lógica y el rigor científico para investigar y descubrir la verdad.

¿Es lógico que en 9 meses de pandemia haya una disminución de muertes con respecto a los años anteriores?

Los números “oficiales” hablan de casi 32 millones de infectados o contagiados alrededor del mundo, pero ¿qué ha determinado esa cantidad de contagios?  También, las cifras “oficiales” dicen que hay casi un millón de muertos, pero ¿qué ha determinado esa cantidad de muertes?

La prueba PCR (reacción en cadena de la polimerasa) es la respuesta para ambas preguntas. Una prueba inventada por el científico alemán Kary Mullins como un método para ampliar cosas muy pequeñas que por los métodos existentes era imposible medir.   Es evidente que la PCR fue un invento que ha logrado que la ciencia tenga grandes avances. Sin embargo, no se hizo con la idea de buscar un virus, ni de medir carga viral, y no tiene esa capacidad.  El mismo Dr. Mullins lo dijo muchas veces antes de su muerte el año pasado.

Todas las cifras de contagio y todas las muertes atribuidas al Covid-19, están basadas únicamente en esa prueba. Sin embargo, es una prueba que no debería usarse para diagnosticar, ya que se inventó para usarse en investigación. Esto que les digo fue explicado por su propio inventor en el año 1997.

Una de las preguntas que cualquier médico debería hacerse es ¿sirve la PCR para diagnosticar si alguien contrajo un virus o no? Además, debería cuestionarse ¿qué han ganado los científicos que afirman que no sirve y que han ganado quienes defiende la efectividad de la PCR?

Científicos lo confirman

Veamos una pequeña lista de científicos que afirman lo mismo que en su momento dijera el Dr. Kary Mullins:
Dr. Michael Levitt (premio Nobel de química), profesor de biología Molecular de Stanford.
Dr. Stefan Lanka, virólogo.
Dr. John Ionnidis, biomédico, epidemiólogo.
Dra. María José Martínez, catedrática en procesos y diagnósticos clínicos.
Dr. Sucharit Bhakdi, microbiólogo experto en bacteriología.
Dr. Wolfang Wodarg, epidemiólogo.
Dra. Dolores Cahill, experta en genética molecular e inmunología.
Dr. Pablo Goldschmidt, virólogo, bioquímico y experto en farmacología molecular.
Dra. Judy Mikovits, viróloga, bióloga molecular.

Patrocinio

Podría seguir enlistando muchos otros expertos que se han cuestionado todo esto, y entonces les repito la pregunta ¿qué han ganado todos estos con sus afirmaciones?  La respuesta es que han ganado desacreditación y ser objeto de todo tipo de mentiras, y ¿qué han ganado quienes fabrican y venden las PCR para detectar virus? Evidentemente muchos miles de millones de dólares.

Es casi seguro que ustedes que trabajan para la CCSS, no han visto afectado su ingreso y seguramente no tienen idea del daño que todo esto ha ocasionado a varios centenares de miles de familias, que han perdido su empleo, que han tenido que cerrar sus negocios y que hoy les apremia no poder cumplir con sus obligaciones económicas o dar de comer a sus familias, y por toda esta gente que hoy sufre, es que ustedes como cuerpo médico deben ponerse una mano en el corazón e investigar con todo el rigor científico hasta descubrir la verdad.

Yo sé que a lo mejor ustedes creen que están haciendo su mejor esfuerzo por salvar vidas a personas que ingresan a los hospitales con padecimientos crónicos de años, pero que al realizarles esa prueba, dan positivo y ahí acogiéndose al protocolo Covid-19, ustedes pudieran involuntariamente ser cómplices de mala praxis médica al aplicar un protocolo que quizá uno o muchos de los pacientes no requieren, ya que el resultado de esa prueba pudiera no ser correcto y dar positivo por otras razones.

La prueba PCR

La prueba PCR amplifica únicamente cerca de 200 nucleótidos de los casi 30.000 nucleótidos que componen el ARN de un virus, además, los coronavirus comparten una gran parte de su estructura molecular por ser parte de la misma familia, es decir que el hisopado podría capturar alguna parte de otros coronavirus y por eso arrojar un resultado positivo sin que necesariamente sea el SarsCov2. Pero aún más espeluznante en esos tests, es que dentro de las secuencias que buscan para determinar la presencia del virus que se supone causa el Covid-19, se encuentra (por error o adrede) el ensamblaje primario del cromosoma 8 del genoma humano (CTCCCTTTGTTGTGTTGT). Es decir, que cualquier persona completamente sana o una persona que hubiese tenido cualquier otro coronavirus, incluso el de la gripe, puede dar positivo.

Ustedes hicieron el Juramento Hipocrático y eso los debería motivar a comprobar todo esto que les digo, ya que saber esto puede significar la diferencia entre la vida o la muerte de uno de sus pacientes. Para aplicar los protocolos Covid-19, ustedes deberían asegurarse que esa persona efectivamente tiene un virus, y no guiarse únicamente por una prueba que no debería usarse para hacer un diagnóstico clínico.

¿Acaso a ustedes como médicos nos les llama la atención que un 80% de los diagnosticados positivos no tengan ningún síntoma ni se enfermen? ¿Acaso ustedes como médicos no les ha llamado la atención que otro 15% de los diagnosticados positivos, apenas sufran una gripe sin mayores complicaciones? ¿Y no les llama la atención acaso que el 99% de quienes ingresan a un hospital y son diagnosticados positivos. ¿Acaso no ingresan por otros padecimientos?

No sigan guardando silencio

Yo sé que ustedes han sido obligados a guardar silencio (he leído los memorandos), que han sido amenazados para que no puedan decir cosas que ustedes han visto en el interior de los hospitales y que difieren mucho de la versión oficial, y que muchos de los trabajadores de hospitales nos transmiten sin poder hacerlo público. Yo los exhorto a que se unan y no callen más. El daño que todo esto está ocasionando es demasiado grande, y si un buen grupo de ustedes dejan el miedo atrás, se unen, y le dicen al país lo que muchos sabemos que ustedes saben, serán héroes, de lo contrario serán cómplices.

Si aún no lo han hecho, los invito a revisar el informe presentado por los médicos chinos que fue publicado en la revista The New England Journal of Medicine, ya que es el documento base utilizado por la OMS para declarar pandemia.  También los invito a que investiguen quién es el actual director de esa organización, Tedros Adhanom, y descubrir cómo todo lo que hace es infundir miedo y desinformar.

Por favor, no me desacrediten por no ser médico y ustedes sí, porque para descubrir las cosas no hace falta ser médico. Tampoco digan que les hablo de “teorías de conspiración”, porque sí les hablo de una conspiración pero que no es teoría sino que está respaldada por hechos inobjetables.

Señores del cuerpo médico y personal sanitario de Costa Rica, la patria está en sus manos.

¿Qué le pareció esta nota?

Califíquenos de 1 a 5 estrellas

Si le pareció interesante esta nota,

¡síganos en redes sociales!

¿Cómo podríamos mejorar esta información?

Comentarios

 

Acerca del autor Colaboración

Las colaboraciones enviadas a aDiarioCR.com son responsabilidad exclusiva de sus autores. aDiarioCR.com no se responsabiliza por su contenido.

Artículos recomendados