Patrocinio

Qué necesitamos para educar niños felices

Naciones Unidas aprobó la Declaración de los Derechos del Niño el 20 de noviembre de 1959. ¿Pero estamos como sociedad haciéndolos felices?

Existen muchos factores que pueden incidir en la crianza, especialmente en una sociedad como la actual, en donde hay una serie de elementos que se filtran hasta el espacio familiar a través de la tecnología, del consumismo y de la dinámica laboral de los adultos.

Sumergidos en esta sociedad en donde el estrés y la depresión no son ajenos, surge la preocupación de cómo este ambiente va a impactar el desarrollo de los niños.

La psicóloga Tatiana Facio hace hincapié en la importancia de darles la posibilidad de desarrollar su personalidad en libertad y sin juicios, mismos que únicamente hacen que el niño se cuestione su valía como persona y su merecimiento en la vida. Es decir que comprenda que merece ser amado por quién es y no por cumplir con lo que se le exige.

“¿Cuál sería la relación sana y la actitud sana? Hacer a los niños libres, o sea cuestionar la necesidad de someterse a todas las reglas que le imponen”, puntualiza.

Además, Facio insiste en que la felicidad que se quiere sembrar en un niño comienza en el espacio familiar, creando espacios para que comprenda que la vida es para disfrutarla.

Los padres sirven de plataforma y referente

Patrocinio

Para que se den unas circunstancias deseables en la crianza Tatiana Facio explica que el adulto debe estar bien emocionalmente, y servir como plataforma para desarrollar esa felicidad en sus hijos.

En este sentido, debemos preguntarnos entonces cómo los adultos podemos estar mejor desde una concepción integral y de esta forma no transmitir a nuestros hijos los mismos patrones que nos fueron heredados.

Según explica la psicóloga, la clave para que los adultos seamos estables y plenos emocionalmente se centra en experimentar la vida a través de una conciencia de lo que es verdaderamente importante.

“Decía Kierkegaard: ‘la vida no es un problema que tenemos que resolver, es una realidad que tenemos que experimentar’. Pero nosotros no la experimentamos, resolvemos el problema, y ¿cuál es el problema? Cómo yo ocupo el lugar que tengo que ocupar en esta sociedad y me olvido de donde me ubico como ser humano para estar bien y para ser feliz”.

Definir el concepto de bienestar

Facio hace énfasis en que nos hemos centrado en el bienestar económico y lo que ello conlleva, es decir, la cultura del tener: las compras impulsivas, el endeudamiento, la satisfacción personal a través de la adquisición de bienes o servicios… Si bien estos nos pueden facilitar la interacción con el mundo, no determinan nuestro grado de felicidad.

Su consejo es volver a encontrar el gusto en actividades que puedan ser calificadas como sencillas pero que nos brindan un gran sentido de satisfacción personal. “El bienestar pasa por bienestar económico, pero nunca pasa por un bienestar donde vos disfrutés de la paz y de experimentar una vida que -mal que bien- siempre nos está presentando posibilidades diferentes de hacer cosas maravillosas aunque sean nada: sembrar una matita por ejemplo nos saca de esta otra cosa”.

Cuando los adultos encontremos este espacio de tranquilidad y disfrute, los niños -que terminan siendo una esponja que absorbe hábitos buenos o malos- podrá centrar su desarrollo en valores como el agradecimiento, el gozo y la felicidad de vivir.

¿Qué le pareció esta nota?

Califíquenos de 1 a 5 estrellas

Si le pareció interesante esta nota,

¡síganos en redes sociales!

¿Cómo podríamos mejorar esta información?

Latest posts by Karla Olivares Hidalgo (see all)

Comentarios

Periodista y productora audiovisual graduada de la Escuela de Ciencias de la Comunicación Colectiva, estudiante de la Facultad de Letras de la Universidad de Costa Rica.

 

Acerca del autor Karla Olivares Hidalgo

Periodista y productora audiovisual graduada de la Escuela de Ciencias de la Comunicación Colectiva, estudiante de la Facultad de Letras de la Universidad de Costa Rica.

Artículos recomendados