Patrocinio

La alimentación es clave para fortalecer el sistema inmunológico ante el coronavirus

Mantener una alimentación saludable rica en vitaminas y minerales es clave

Pese al tiempo que ha transcurrido desde que se registraron los primeros casos del nuevo coronavirus en Wuhan, China,  hace poco más de cuatro meses, aún no hay tratamientos o medicinas específicas 100% efectivas contra el virus, ni tampoco una vacuna.

Por el momento, el único método con el que las personas pueden tener una defensa, es fortaleciendo su sistema inmunológico. Asimismo, en caso de contagio depende de este la gravedad de los síntomas: tos seca, dolor de garganta, cansancio, fiebre, neumonía y problemas respiratorios.

Maneras de fortalecer el sistema inmunológico

De acuerdo con estudios y expertos de varias partes del mundo, existen diversas maneras de cuidar este sistema, por ejemplo: comer saludablemente, dormir las horas recomendadas y, evitar el fumado y el consumo en exceso de alcohol.

Según un estudio publicado en el Journal of Experimental Medicine desarrollado por científicos de las universidades de Tubinga y Lüben, ambas ubicadas en Alemania, el sueño influye en funciones inmunitarias.

Por ejemplo, menciona que tres noches sin dormir son suficientes para que los linfocitos T o células T que produce la médula ósea, sean afectados y, por ende, las funciones que realiza el sistema inmunitario para luchar contra infecciones.

“La adhesión de células T con otras células les permite moverse por el cuerpo y acoplarse por ejemplo en células infectadas, esto con el fin de eliminar la infección”, explica en la investigación Stoyan Dimitrov, uno de los autores.

Ante la alteración de las rutinas a las que muchos estaban acostumbrados, la cantidad de horas que se recomienda dormir -8 horas por día según Organización Mundial de la Salud (OMS)- pueden afectarse.

Para dormir bien se recomienda evitar el alcohol, la cafeína y el chocolate antes de irse a la cama; no tomar siestas durante el día, tratar de dormirse y despertarse a la misma hora, comer cenas ligeras, e implementar alguna rutina como darse un baño con agua caliente y leer un libro. Además de hacer ejercicios.

Alcohol y tabaco enemigos del sistema inmunológico

Patrocinio

Otro de los factores que pueden debilitar este sistema es tomar alcohol en exceso y fumar. De acuerdo con la OMS, los fumadores tienen un mayor riesgo de desarrollar síntomas graves del Covid-19, ya que el tabaco impacta negativamente en los pulmones, uno de los órganos más afectados por el virus.

La OMS también desmintió que el consumo de alcohol sirve para prevenir la enfermedad y de lo contrario, enfatizó el riesgo para la salud que representa el consumo de cualquier tipo de alcohol y recordó que ingerir estos productos puede afectar al sistema inmunológico.

También le puede interesar: Capacidad del cuerpo para combatir enfermedades infecciosas se debilita al consumir alcohol

Mantener una buena alimentación es la clave

Para la Dra. en Nutrición Cinthya Rodríguez, la salud en este momento deber ser la principal preocupación y por ello las personas deben tender a consumir alimentos ricos en nutrientes que fortalezcan el sistema inmune.

“Un estado nutricional debilitado nos expone a un riesgo mayor de contraer enfermedades, por esto hoy la alimentación juega un papel fundamental para que nuestro sistema inmune esté fuerte y pueda resistir las infecciones virales como es el caso del Covid-19”, explicó Rodríguez.

Dentro de los principales alimentos que fortalecen el sistema inmunológico, se encuentran los que aportan mayor cantidad de vitaminas, como la D, A, E y C y minerales como el Hierro, el Zinc, el Cobre y el Selenio, que son esenciales para que este sistema funcione correctamente.

La Dra. en Nutrición aconsejó buscar las vitaminas en alimentos variados:

  • Vitamina D: Se encuentra en lácteos, pescado y huevos. “Importante la exposición al sol porque nuestro cuerpo también produce de forma natural esta vitamina que nos ayuda a activar las defensas del organismo”, comentó Rodríguez.
  • Vitamina A: Está presente en las espinacas, las hojas de remolacha, brócoli, zanahoria, ayote sazón, pejibaye, camote y frutas anaranjadas como el melón, la manga y la carambola. Además, los huevos, la leche y el queso también la contiene. “Esta vitamina es esencial para la integridad de las mucosas relacionadas con el sistema defensivo, ayuda a la formación de anticuerpos”, afirmó la especialista en Nutrición.
  • Vitamina E: Se adquiere en el maní, macadamia, marañón, ajonjolí, girasol, aguacate, cereales integrales, hojas verdes y el huevo. Según Rodríguez, esta vitamina es un antioxidante que protege las membranas de las células, aumentando la cantidad de linfocitos T.
  • Vitamina C: La contienen cítricos como la naranja, limón ácido, limón dulce, mandarinas. También la guayaba, papaya, piña, fresa, mango verde y maduro, cas, yuplón, perejil, chile dulce crudo, hojas de rábano y repollo morado la tienen.

“La fruta que más aporta vitamina C es la Acerola (100g nos aportan 1678mg de vitamina C), la deficiencia de esta vitamina aumenta el riesgo a sufrir infecciones, sobre todo a nivel del tracto respiratorio superior, por lo que debemos consumir mucho de estos alimentos”, detalló Rodríguez.

En cuanto a las fuentes de minerales esenciales que ayudan a fortalecer este sistema, la experta mencionó:

  • Hierro: Se encuentra principalmente en las carnes rojas, yema de huevo, hígado, frijoles, lentejas, garbanzos y las espinacas. Rodríguez indicó que este mineral es fundamental para el correcto desarrollo del sistema inmunitario y ayuda en la producción de linfocitos T.
  • Zinc: La carne de res, cerdo, pollo, pescado, hígado, mariscos, leche, quesos, cereales integrales y frijoles lo contienen. El zinc influye en el crecimiento y afecta al desarrollo y la integridad del sistema inmune. “Su acción protectora va desde la barrera en la piel frente a las infecciones, hasta regular los linfocitos que son una de las principales células inmunitarias”, comentó la nutricionista.
  • Cobre: Se obtiene de las pasas, los cereales, legumbres como el frijol, lentejas y garbanzos. El mayor aporte a la dieta del costarricense se encuentra en el hígado de res, la papa y la zanahoria.
  • Selenio: Está presente en los mariscos, vísceras, pescado, carnes, cereales, leguminosas y semillas como las nueces, maní, almendras. Este es un mineral que ayuda en la defensa contra los virus.

También le puede interesar: Covid-19 agrava la seguridad alimentaria y nutricional

¿Qué le pareció esta nota?

Califíquenos de 1 a 5 estrellas

Si le pareció interesante esta nota,

¡síganos en redes sociales!

¿Cómo podríamos mejorar esta información?

Comentarios

 

Acerca del autor Marianela Sanabria Leandro

Periodista Licenciada en Producción de Medios de la Universidad Latina de Costa Rica. Locutora comercial formada en el Instituto Nacional de Aprendizaje.

Artículos recomendados