Patrocinio

Nuestra forma de comprar no es la más saludable

Estudio revela vínculo entre empaques publicitarios y percepción de valor nutricional

A la hora que buscamos productos en el supermercado, nuestros sentidos están expuestos a más de 33.000 productos diferentes de todas las formas y usos pensables. Para la industria alimentaria es importante poder atraer la mayor cantidad de consumidores por medio de sus etiquetas y empaques, objetivo que cumplen en la mayoría de casos. 

Imágenes llamativas, uso de mascotas promocionales, dibujos de frutas en empaques y frases como “receta casera” o “green product” dictan la manera en que muchas personas escogen “opciones más saludables”, según el investigador en comportamiento del consumidor, Gastón Ares

De acuerdo con su investigación, atributos del diseño gráfico en los empaques y leyendas nutricionales sobre ‘productos naturales’ y ‘vitaminas y minerales’ son los dos determinantes más importantes que padres y madres usan para escoger alimentos saludables para sus hijos, incluso cuando dichos valores nutricionales no se reflejan en la tabla nutricional -que con costos se puede leer detrás del empaque. 

Ares ha formado parte de un grupo interdisciplinar de investigación en la Universidad de la República en Uruguay, donde han trabajado con el Instituto Nacional de Alimentación (INDA) para encontrar mejores opciones de identificación nutricional en alimentos. Uruguay será uno de los próximos países en adoptar el sistema de rotulación frontal en sus productos. Parte de este trabajo ha sido comprender cómo es que la gente selecciona sus productos. 

Mínimo esfuerzo 

Según explica el experto, a la hora de escoger alimentos en supermercados nuestro cerebro optimiza los recursos cognitivos para minimizar el esfuerzo. Esto genera un sistema lógico experiencial, en donde pensamos de manera intuitiva y afectiva, razonando de forma rápida y automática. 

Ares también describe esta manera de pensar como una captura atencional de abajo hacia arriba, en donde solo los elementos más llamativos van a captar nuestro interés. Por ejemplo, un estudio del Departamento de Ciencias de la Salud y Tecnología de la Universidad de ETH Zurich, reveló que con solo añadir la palabra ‘fruta’ a un ejemplar del mismo producto, mejoraba la percepción saludable y de valor nutricional. 

Patrocinio

Por otro lado, nuestro cerebro también implementa un patrón lógico racional cuando queremos ser más deliberativos y análiticos. Por ello pensamos de forma más consciente y serial cuando creemos estar ante decisiones más monumentales cómo escoger un carro o dónde vivir. 

Entender el valor nutricional 

Para resolver este problema, países y regiones han adoptado diversos sistemas de rotulación nutricional para ser aplicados en sus productos. Uno de los más populares es el de Cantidades Diarias orientativas o (GDA) en sus siglas en inglés. 

No obstante, la información que aparece en estas etiquetas sigue siendo bastante compleja pues muestra la cantidad de nutrientes presentes en una porción del producto y de esa cifra se muestra la cantidad total que debería ser ingerida en un día, conocido como porcentaje de valor diario, explica Ares

De la misma manera, muchos de estos nutrientes se presentan con diferentes métricas, como gramos (g) o miligramos (mg), diferencias que confunden pues hacen creer que el nutriente con la mayor cantidad numérica es el que se encuentra en mayor cantidad dentro del producto. 

“Esa información a la hora de tomar decisiones no nos sirve para nada a la mayoría de la población porque no tenemos los conocimientos necesarios para interpretarlo. Por eso es que ocupamos sistema de rotulación frontal”, destaca el investigador. 

De acuerdo con estudios llevados a cabo por Ares y su equipo, las personas duran más identificando altos niveles de nutrientes utilizando sistemas tradicionales como el GDA que con un sistema de sellos o advertencias. 

El sistema de rotulación frontal funciona por medio de sellos previamente aprobados por una agencia de salud oficial encargada de regular las cantidades máximas de ciertos nutrientes críticos, como azúcar o sodio. De esta manera, la comprensión nutricional de los alimentos se simplifica. 

Lea también: Alimentos ultraprocesados se esconden en empaques llamativos

¿Qué le pareció esta nota?

Califíquenos de 1 a 5 estrellas

Si le pareció interesante esta nota,

¡síganos en redes sociales!

¿Cómo podríamos mejorar esta información?

Comentarios

 

Acerca del autor Esteban Hidalgo Pena

Artículos recomendados