Patrocinio

Asmáticos deben tener control de sus síntomas para reducir riesgo de irritaciones

Tener control de la enfermedad brinda la certeza de que la próxima infección respiratoria será menos fuerte que anteriores

El asma es una enfermedad crónica altamente prevalente, caracterizada por la inflamación de las vías respiratorias y por variar con el tiempo su historial de síntomas.

Alrededor de 339 millones de personas en el mundo padecen esta enfermedad; la gran mayoría de ellas se encuentran en países de ingresos medianos y bajos. En el caso de Latinoamérica, se estima que el 18% de su población podría tener asma.

Su tratamiento antiinflamatorio controlador tiene dos objetivos a largo plazo: lograr un buen control de los síntomas y mantener niveles normales de actividad, y minimizar el riesgo futuro de crisis, limitación de aire y efectos secundarios de la medicación que se utilice.

“La terapia antiinflamatoria con corticoides inhalados en asma apunta a prevenir la aparición de síntomas y crisis de la enfermedad. Va en línea con el concepto médico filosófico de prevenir”, explicó el Dr. Jerónimo Espinosa, gerente médico de Respiratorio de GSK.

Tener control de la enfermedad brinda tranquilidad

Patrocinio

Para Tamara Rosales, quien es paciente asmática y profesional en salud, tener control de la enfermedad le permite tener tranquilidad de que su próxima infección respiratoria será menos fuerte que otras anteriores.

“Se traduce en que puedo descansar en las noches sin interrupciones, poder reír a carcajadas sin que me interrumpa un penoso acceso de tos. Esto también es darle un buen ejemplo de constancia y de rutinas saludables para mi hijo cuando me ve manteniendo un tratamiento continuo”, expresó Rosales.

Rosales y Espinosa coinciden en que las personas que padecen esta enfermedad pueden tener control de sus síntomas y reducir el riesgo de sufrir irritaciones, por medio del tratamiento preventivo.

Los expertos además recomendaron a los pacientes reducir la exposición a factores desencadenantes del asma, como el polen, los ácaros, la contaminación en el aire, que pueden afectar la salud.

A pesar de que el asma tiene una tasa baja de mortalidad -en comparación con otras enfermedades crónicas-, no seguir un tratamiento ni utilizar medicamentos adecuados para controlar la afección, puede generar graves consecuencias.

¿Qué le pareció esta nota?

Califíquenos de 1 a 5 estrellas

Si le pareció interesante esta nota,

¡síganos en redes sociales!

¿Cómo podríamos mejorar esta información?

Marianela Sanabria Leandro
Sígame

Comentarios

Periodista Licenciada en Producción de Medios de la Universidad Latina de Costa Rica. Locutora comercial formada en el Instituto Nacional de Aprendizaje.

 

Acerca del autor Marianela Sanabria Leandro

Periodista Licenciada en Producción de Medios de la Universidad Latina de Costa Rica. Locutora comercial formada en el Instituto Nacional de Aprendizaje.

Artículos recomendados