Patrocinio

La importancia de detectar trastornos de la conducta alimentaria

Los trastornos de la conducta alimentaria no son de elección y no son enfermedades de vanidad ni de moda

Por: Dra. Rosanna Mauro, Colegio de Profesionales en Nutrición

Este 2 de junio conmemoramos el Día mundial de acción por los trastornos de la conducta alimentaria (TCA).

Los TCA son condiciones mentales serias y biológicamente influenciadas, que pueden tener consecuencias severas para quienes los sufren, como: retraso en el crecimiento y desarrollo, debilidad en los músculos y huesos, cambios en el estado de ánimo, problemas hormonales, entre muchos otros.

En su aparición influyen diversos factores como: la genética, la cultura de las dietas, la idealización de una figura ideal. Asimismo, conllevan una mayor morbilidad y mortalidad en quienes las sufren, de hecho tienen la mayor mortalidad que cualquier otro trastorno mental (1 de cada 5 personas sucumbe ante el trastorno).

Las personas que sufren de estos trastornos necesitan un tratamiento interdisciplinario de calidad y a cargo de profesionales altamente calificados, de las áreas de la nutrición, psicología, psiquiatría y medicina.

Algunos de los mensajes clave que queremos rescatar este año son:

  • Los trastornos de la conducta alimentaria no son de elección y no son enfermedades de vanidad ni de moda.
  • Las personas con un TCA tienen derecho a un tratamiento basado en evidencia que les permita recobrar su salud y obtener las herramientas que necesitan para recuperarse. En nuestro país, carecemos de programas interdisciplinarios para las personas en todo el ciclo de la vida que abarquen todas las necesidades propias de estos padecimientos.
  • Si las personas que tienen un TCA no reciben tratamiento oportuno, la condición se hará crónica y requerirá de muchos años de tratamiento y recursos para ser tratada, e incluso pueden generarse otros problemas de salud adicionales.
  • La familia es fundamental en el proceso de tratamiento y de recuperación de estos trastornos. Debe ser parte clave del tratamiento y su apoyo es esencial para que quien sufre de un TCA se recupere.
  • Si bien son más comunes en mujeres adolescentes, se pueden presentar en todas las edades y no discriminan por sexo, raza ni condición socioeconómica.
  • El peso de una persona no define la severidad de la enfermedad. Podemos encontrar personas con beso bajo, en rango normal o sobrepeso, que pueden estar sufriendo de una enfermedad severa y que requieren de atención inmediata.
  • En época pandémica, hemos visto un aumento significativo a nivel nacional e internacional en la demanda de consultas de salud para TCA. Las personas que ya sufrían estos trastornos han estado más propensas a sufrir una recaída y muchas otras han iniciado con síntomas de estos trastornos. Se debe propiamente a la denominada ¨fatiga pandémica¨, a cambios en la movilidad, el poder adquisitivo y muchos otros factores como cambios en la socialización, el acceso a actividades recreativas y la abundancia de sentimientos y emociones difíciles de manejar.

¿Cómo detectar un TCA en casa?

Patrocinio

Algunas señales que pueden alertar son:

  • Cambios en los patrones de alimentación: la persona come más o menos alimentos, empieza a comer todo light o reducido en calorías, se preocupa obsesivamente por la calidad de los ingredientes y solo come lo que se cocina a sí misma. Por otra parte, se pueden desaparecer grandes cantidades de comida, debido a que come compulsivamente y en secreto.
  • Ya no come con los otros miembros de la familia.
  • Se pesa o mide su cuerpo constantemente.
  • Hace más de una hora de ejercicio todos los días sin permitirse descansar.
  • Se presentan cambios en el estado de ánimo, hay aislamiento social y pérdida de interés en actividades habituales.
  • Además, la persona se puede ver pálida, ojerosa, con los ojos hinchados, el pelo se cae más, las uñas se vuelven quebradizas, entre muchos otros signos.

¿Qué necesitamos hacer para darle atención a estos trastornos?

Como país, debemos trabajar en programas interdisciplinarios de atención especializada para todos los grupos de edad, en donde se pueda detectar precozmente estos trastornos y se les pueda dar el abordaje que se requiere.

Se debe promover la cultura del bienestar, en lugar de la cultura de la dieta. Nunca se debe hacer comentarios acerca de la figura de los otros, ni criticar el cuerpo de las otras personas.

No se debe tachar la comida de buena o mala, sino que se debe buscar un balance que incluya alimentos variados que ofrezcan placer y nutrición.

La familia debe unirse amorosamente alrededor de la mesa, compartiendo sus alimentos y también sus experiencias del día a día, en un ambiente cálido y donde prevalezca la comunicación y el apoyo mutuo. La familia es clave para la recuperación.

En esta época de pandemia es necesario que pongamos atención a la salud mental de cada miembro de la familia y que ofrezcamos apoyo, comprensión y comunicación fluida a todas las personas, para detectar la aparición de un TCA y mejorar su pronóstico.

¿Qué le pareció esta nota?

Califíquenos de 1 a 5 estrellas

Si le pareció interesante esta nota,

¡síganos en redes sociales!

¿Cómo podríamos mejorar esta información?

Comentarios

Las colaboraciones enviadas a aDiarioCR.com son responsabilidad exclusiva de sus autores. aDiarioCR.com no se responsabiliza por su contenido.

 

Acerca del autor Colaboración

Las colaboraciones enviadas a aDiarioCR.com son responsabilidad exclusiva de sus autores. aDiarioCR.com no se responsabiliza por su contenido.

Artículos recomendados