Patrocinio

Urgen cambios estructurales en la nutrición

Por: Dra. Karol Madriz, Nutricionista

El Colegio de Profesionales en Nutrición (CPN) manifestó que las cifras de sobrepeso y obesidad son preocupantes debido al crecimiento constante especialmente en los grupos más vulnerables como la niñez y la adolescencia.

Lo anterior queda en evidencia en la Encuesta de Factores de Riesgo Cardiovascular de la Caja Costarricense de Seguro Social, 2014, donde se encontró una prevalencia de sobrepeso y obesidad para la población en general. Se dio una tasa de sobrepeso de 36,8% y una tasa de obesidad de 29,4%.
Por otra parte, según los resultados del Censo Escolar Peso Talla realizado en el año 2016, la prevalencia de sobrepeso y obesidad fue de un 34%, lo que representa un grave problema de salud pública en este grupo de edad.  

En relación con el exceso de peso en la adolescencia (13 a 19 años), según la Encuesta Nacional de Nutrición (ENN 2008-09) un 21% tenían sobrepeso y obesidad, según el Índice de Masa Corporal (IMC). 

Estas cifras constituyen un grave problema de salud pública.

Patrocinio

Por tal motivo, el Colegio de Profesionales en Nutrición (CPN) está realizando un gran esfuerzo para acercarse a la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS), al Ministerio de Salud Pública (MEP) y a otras entidades, para promover cambios estructurales institucionales con el fin de lograr la incorporación de la figura del profesional de Nutrición en los programas instituciones.

Sin embargo, la respuesta no ha sido buena. 

Para los que se preguntan por qué el Estado debe invertir en Nutrición, comparto algunas cifras relevantes del reciente informe “La carga pesada de la obesidad” (The Heavy Burden of Obesity) en el cual partició Costa Rica y fue publicado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), 2019:

  • El sobrepeso y sus enfermedades crónicas asociadas tienen un impacto negativo en las sociedades y la economía. 
  • El sobrepeso y sus enfermedades crónicas asociadas, como diabetes, enfermedades cardiovasculares y cáncer, reducen la esperanza de vida en los países de la OCDE en un promedio de 2,7 años. 
  • Las personas con sobrepeso requieren servicios de atención médica con más frecuencia y para problemas más complicados. Esto aumenta el gasto en salud en US$209 per cápita. En promedio, los países de la OCDE gastarán el 8,4% de todo su presupuesto de atención médica en el tratamiento de las consecuencias del sobrepeso en los próximos treinta años.
  • El sobrepeso también afecta negativamente los resultados educativos, ya que los niños con un peso saludable tienen un 13% más de probabilidades de reportar un buen desempeño en las escuelas. 
  • El sobrepeso reduce la productividad de los trabajadores. El impacto puede cuantificarse como equivalente a una reducción en la fuerza laboral de 54 millones de personas por año en los 52 países analizados, que incluyen la OCDE, la UE28, el G20, la adhesión a la OCDE y países socios seleccionados. 
  • Con estos efectos combinados, el sobrepeso reduce el PIB en un 3,3% en promedio tanto en los países de la OCDE como en los estados miembros de la UE28. 
  • Las acciones de salud pública para promover estilos de vida más saludables tienen un impacto positivo en la salud de la población y son una excelente inversión para los países. 
  • Por cada dólar invertido en combatir el sobrepeso, se devolverán hasta US$5,6 en beneficios económicos. 
  • Los presupuestos de salud para los 36 países incluidos en el estudio podrían ahorrar hasta US$26.000 millones, ajustados por las diferencias en el poder adquisitivo entre países, para 2050.
  • Gracias a los aumentos en el empleo y la productividad, la fuerza laboral total puede aumentar en un equivalente de aproximadamente 134.000 trabajadores a tiempo completo por año.
  • Se pueden evitar hasta 76.000 casos de enfermedades crónicas por año en los países de la OCDE mediante la implementación de diferentes intervenciones de salud pública para generar un ambiente alimentario que facilite a la población la toma de decisiones saludables y para esto el profesional de nutrición es clave.

Considerando el perfil epidemiológico del país de la alta prevalencia de sobrepeso, obesidad y factores de riesgo de enfermedades no transmisibles, el acceso tan limitado que tiene la población a servicios de nutrición universales, oportunos y eficientes, se podría decir que estamos en una situación de emergencia. Se requiere urgentemente la sinergia en todos los niveles y es una responsabilidad que incumbe tanto al sector gubernamental, como al privado, a la academia, y a la sociedad civil.

El profesional de nutrición juega un papel fundamental por su formación académica, compromiso y experiencia en el tema. Es el llamado a promover una alimentación saludable para prevenir enfermedades no transmisibles como una herramienta efectiva para garantizar el cumplimiento del derecho al bienestar, a la salud, a la alimentación adecuada, a la cultura y a los entornos saludables para optimizar el desarrollo humano, económico y social de las actuales y futuras generaciones.

¿Qué le pareció esta nota?

Califíquenos de 1 a 5 estrellas

Si le pareció interesante esta nota,

¡síganos en redes sociales!

¿Cómo podríamos mejorar esta información?

Comentarios

Las colaboraciones enviadas a aDiarioCR.com son responsabilidad exclusiva de sus autores. aDiarioCR.com no se responsabiliza por su contenido.

 

Acerca del autor Colaboración

Las colaboraciones enviadas a aDiarioCR.com son responsabilidad exclusiva de sus autores. aDiarioCR.com no se responsabiliza por su contenido.

Artículos recomendados