Patrocinio

Los ejercicios de conciencia plena con niños y niñas
  • Realice ejercicios de conciencia plena y sáquele provecho al tiempo en casa
  • Por: Irene Zamora, Máster en Bienestar Emocional, Kokoro Bienestar

    Las niñas y los niños usualmente viven el tiempo presente, es por eso que podemos ver un niño mostrar una inmensa frustración por haber perdido un juguete y luego de cinco minutos verle feliz y tranquilo. Lo importante es darles el espacio para que puedan comunicar esa emoción, que la respuesta de la emoción sea en relación con la situación a nivel de intensidad y tratar de que vayan reconociendo qué situaciones les generan determinadas emociones.

    Patrocinio

    Algunas sugerencias de ejercicios de conciencia para trabajar con niños y niñas son:

    1. Meditaciones:
      1. Objetivo: Importancia de la pausas.
      2. Conectamos por medio de los sentidos. Vamos al jardín y nos sentamos sobre el césped y le decimos que vamos a jugar que somos una ranita. La ranita es un animal muy inquieto pero también se queda muy quietecito sobre las hojas que están sobre el agua, observando para luego brincar a otra.

    Nos ponemos en posición de rana o sentaditos y nos quedamos muy quietos y tomamos conciencia de los sonidos, de los colores de la naturaleza, de la temperatura, del aire. Este ejercicio lo podemos hacer durante 5 minutos, y así hemos provocar una pausa de una manera meditativa y divertida.

    1. Visualizaciones
      1. Objetivo: Cuando leemos les leemos un libro, ellos se meten en la historia, se identifican con los personajes, y entonces pueden conectar con sus emociones y comunicarlas sin sentirse vulnerables.
      2. Podemos hablar con ellos con preguntas como: ¿Cómo cree que se sintió el personaje del cuento cuando le pasó X situación?
      3. Prestar atención a: Los colores, los dibujos en conjunto y que ellos nos transmitan: Qué colores les gustan más, qué sensación le dan esos determinados colores, etc.
    2. Conciencia plena:
      1. Objetivo: Atención en el aquí y en el ahora. Sentarse a comer es un proceso que nos lleva a experimentar con nuestros 5 sentidos y a traer nuestra atención al momento presente.
      2. Podemos taparles los ojos y elegir un alimento con características que sean curiosas. Le indicamos que estamos en un planeta desconocido y ahora tenemos que saber si lo que hemos encontrado es un alimento que nos va a hacer bien o mal.
        1. Ponemos el alimento en sus manos, que lo toque, que nos diga qué sensación le da, que lo tenga cierto tiempo.
        2. Lo acercamos a su nariz, y le preguntamos cómo huele, qué sensación genera, si le gusta, etc.
        3. Se lo ponemos cerca del oído y preguntamos si genera algún sonido si lo muevo, qué percibe, entre otras preguntas sobre el sentido del oído.
        4. Luego se lo paso por los labios y le pregunto si se siente suave, duro, etc.
        5. Por último le decimos que se lo coma y lo saboree con detenimiento.
        6. Una vez concluido le quitamos la vendas y le enseñamos el alimento y le preguntamos cómo se sintió, qué emociones tuvo, etc.

    En estos momentos en que niños y niñas encerrados en la casa puedan sentir muchas emociones diferentes es importante darles el espacio para que puedan comunicarlas y no caigan en ansiedad.

    ¿Qué le pareció esta nota?

    Califíquenos de 1 a 5 estrellas

    Si le pareció interesante esta nota,

    ¡síganos en redes sociales!

    ¿Cómo podríamos mejorar esta información?

    Comentarios

     

    Acerca del autor Colaboración

    Las colaboraciones enviadas a aDiarioCR.com son responsabilidad exclusiva de sus autores. aDiarioCR.com no se responsabiliza por su contenido.

    Artículos recomendados