Patrocinio

Abordemos el tema sobre el abuso sexual infantil
  • Existe ayuda nacional e internacional tanto para la víctima como para la victimaria
  • La crisis del Coronavirus ha afectado muchas áreas de nuestro entorno. Las cuarentenas obligatorias han hecho que las familias vuelvan a convivir las 24 horas del día; muchos lazos familiares se entrelazan de nuevo y las relaciones se fortalecen. Pero no todo es color rosa: no todos tienen el privilegio de vivir en familias funcionales, en ambientes serenos y sin violencia.

    Según un estudio publicado por la Universidad Johns Hopkins, en Estados Unidos, desde el mes de marzo cuando la mayoría de estados de EE.UU. emitieron la orden de confinamiento, por primera vez en la historia más de la mitad de las llamadas a la Línea Nacional de Asalto Sexual fueron realizadas por menores de 18 años.

    El número de llamadas realizadas por niños y adolescentes aumentó un 22%, según la Red Nacional de Violación, Abuso e Incesto, que opera la línea directa. De esas personas, el 79% dijo que vivía con su abusador, y el 67% identificó a su abusador como un miembro de la familia. Uno de cada cinco menores que llamaron a la línea directa expresó su temor de que los cierres de escuelas y lugares públicos por el Covid-19 les dificultara revelar su abuso a un adulto de confianza.

    Riesgo en ascenso por tiempo en confinamiento

    Según Elizabeth Letourneau, directora del Centro Moore para la Prevención del Abuso Sexual Infantil y profesora en el Departamento de Salud Mental de la Escuela Bloomberg de Johns Hopkins, el riesgo ha aumentado por la cantidad de tiempo que pasan juntos adultos y niños encerrados, incrementando también las tensiones.

    Letourneau también indicó que la gran mayoría de casos de abuso sexual infantil son cometidos fuera del entorno familiar, así que por medio del distanciamiento social, se espera que se mitigue la tasa de este tipo de abuso extra familiar.

    Sin embargo, las autoridades estiman un aumento de casos de abuso por parte de padres, hermanos o adultos no relacionados que comparten el hogar, aunque son poco frecuentes.

    Uno de los reportes del Centro Nacional para Niños Desaparecidos y Explotados señaló que en marzo hubo más de 2 millones de informes relacionados con el delito de explotación infantil en línea. Se dio un aumento del 106% comparado con marzo 2019, es decir, los jóvenes no solamente están expuestos a la violencia y abuso familiar, sino que están expuestos al abuso y explotación sexual infantil en línea.

    Más voces se suman

    En América Latina se realizan menos estudios, no se cuenta con la cantidad de datos que tiene EE.UU. respecto al tema, sin embargo, en los últimos años ha habido un aumento de encarcelamientos de abusadores.

    Asimismo, las leyes de cada país se se tornan cada vez más fuertes en contra de los abusadores. Por ejemplo, el actor Eduardo Verástegui, mediante su fundación Viva México, ha estado alertando al mundo sobre una red de abusos sexuales que trafica al año más de 8 millones de niños.

    Verástegui ya produjo el largometraje sobre el tema llamado: The Sound of Freedom, que se lanzará este año y con su difusión, el actor espera sacar a millones de niños y niñas de las redes de trata.

    Enfoque de prevención como una necesidad

    Según Letourneau, los riesgos de abuso de la niñez en línea deben conversarse en familia, de manera abierta y franca entre padres e hijos, así como sobre comportamientos e interacciones apropiados e inapropiados en línea. De esta manera los padres pueden ser conscientes de comportamientos riesgosos o interacciones inapropiadas que involucran a sus hijos.

    La experta también recordó que existen recursos insuficientes para apoyar a los sobrevivientes de abuso sexual, por lo que hay que enfocarse en la prevención. El principal objetivo debe ser dar a conocer que el abuso sexual infantil es un problema prevenible de salud pública.

    Patrocinio

    El Moore Center se dedica a crear –en EE.UU.– un enfoque de salud pública para prevenir el abuso sexual infantil, así como confecciona y prueba estrategias de prevención dirigidas a posibles víctimas y perpetradores.

    La institución dirigida por Letourneau creó una lista de recursos para prevenir el abuso sexual durante la pandemia, al igual que un curso gratuito dirigido a personas que se sienten atraídas por niños llamado “Help Wanted”, que ayuda a este tipo de personas a no practicar y desarrollar estos comportamientos.

    Protección de niñez a nivel nacional

    El pasado jueves 7 de mayo el presidente de la República, Carlos Alvarado, junto con la ministra de Niñez y la Adolescencia, Gladys Jiménez, emitieron vía web el servicio de atención de emergencias para niñas, niños y adolescentes, con un servicio de 24 horas los 365 días de año.

    La atención de emergencias o Unidades Regionales de Atención Inmediata (URAI) que incluye el proyecto, está disponible en todo el territorio nacional e incluye un equipo de trabajo de profesionales en psicología, trabajo social, criminología y derecho.

    “Es nuestra obligación estar atentos y diligentes ante las manifestaciones de violencia física, sexual, psicológica hacia la niñez y adolescencia. La violencia no tiene horario y cualquier demora en atenderla, impacta directamente en su integridad y puede provocar trastornos psicológicos y sociales de profundas implicaciones para sus vidas”, señaló Jiménez.

    Costa Rica también cuenta con atención vía WhatsApp (8989-1147), donde niñas, niños y adolescentes pueden contactar a las autoridades a realizar consultas, compartir sus inquietudes o presentar denuncias. Este servicio es confidencial y cuenta con la atención de profesionales que atienden las denuncias de lunes a viernes de 7:30 am a 4:00 pm.

    Durante el 2019, el PANI recibió 77.360 denuncias de menores en situaciones que quebrantaban sus derechos.

    Criterio de los expertos

    Luis Fernando Calvo

    Para Luis Fernando Calvo, Director del Instituto para la Protección de Menores (IPM), hay muy poca vigencia del tema en la agenda nacional, “no es un tema que se aborde lo necesario. Hay muy poca información y prevención de la materia. Lamentablemente está ausente en las discusiones nacionales, pero está presente en la vida de muchas niñas, niños y adolescentes que sufren abuso sexual. Sucede más de lo que pensamos”.

    Calvo aseveró que una medida general que se debe hacer es el cambio de una mentalidad reactiva a un pensamiento proactivo para lograr contrarrestar el mal del abuso. Según explicó, lo ideal sería realizar campañas de sensibilización sobre las secuelas psicológicas y físicas del abuso, y capacitaciones dirigidas a padres sobre las distintas dinámicas del abuso.

    “Se debe capacitar en cómo reconocer las alertas de abuso que un menor que lo sufrió puede enviar. Podrían haber también medidas de corte empresarial con las cuales haya beneficios fiscales o se desarrolle una certificación de ambientes seguros, que puedan ser parte de una alianza público privada donde las instituciones académicas como escuelas, iglesias, ONG y otras, incrementen protocolos y puedan ser certificados. Estos certificados podrían transmitir confianza en las instituciones”, detalló el Director del IPM.

    Otra de las vías que puntualizó para contrarrestar esta problemática, fue promover estudios clínicos desde la psicología y la psiquiatría a nivel nacional para poder identificar realidades concretas. También hizo hincapié en que se deben realizar esfuerzos en una mayor producción académica con investigadores y universidades para estudiar el tema, al igual que en organizaciones a nivel civil que necesitan recursos y herramientas para ayudar a la niñez.

    Según datos del PANI, la línea de emergencias del 9-1-1 recibió en enero 317 llamadas por violencia intrafamiliar, en febrero registró 316 y en marzo disminuyeron a 307. Esta institución recibe 200 denuncias al día por situaciones violatorias de derechos de las personas menores de edad.

    Es por esto que las autoridades hacen un llamado a las familias costarricenses a extremar las medidas de seguridad tanto para evitar la violencia así como acatar las recomendaciones del Ministerio de Salud durante el confinamiento.

    ¿Qué le pareció esta nota?

    Califíquenos de 1 a 5 estrellas

    Si le pareció interesante esta nota,

    ¡síganos en redes sociales!

    ¿Cómo podríamos mejorar esta información?

    Comentarios

     

    Acerca del autor Hanna Fernández Gómez

    Bachiller en Relaciones Públicas graduada de la Universidad Autónoma de Centroamérica y Community Manager.

    Artículos recomendados