Patrocinio

Decisión precipitada del Gobierno afectó ventas basándose en datos sin análisis
  • Restaurantes, hoteles, ferias del agricultor y comercio en general fueron obligados a cerrar sus negocios por un supuesto aumento de casos de Covid-19 que no fue más un error en el nulo análisis de datos
  • Según comunicó el Ministerio de Salud, el viernes 19 de junio la cifra de personas confirmadas con Covid-19 en Costa Rica, llegó a las 2.058.

    Con alarma aseguraron que fue la primera vez que Costa Rica superaba los 100 casos diarios de Covid-19. Lo que no se dijo, fue que para ese día se hizo un 49% más de pruebas que los demás días.

    Abruptamente, el Ministerio de Salud canceló la tercera fase de apertura programada para el sábado 20, con el fin de contener el contagio.

    Sin embargo, ni ese Ministerio, ni las otras carteras cuyas funciones se basan en dirigir la economía del país y tomar decisiones -como cerrar de un día para otro el comercio- analizó la data pública.

    Un contagio que no significaba más que un 1 ó 2% de aumento con respecto a los días anteriores. Durante los últimos siete días el Ministerio de Salud ha estado realizando un promedio de 467 muestras diarias, mientras que el día en que decidió detener el paso hacia la Fase III, hizo 697 muestras, es decir, un 49% más de muestras, como lo señala el siguiente cuadro:

    Con el anuncio “vamos a entrar en una restricción vehicular y en una suspensión de permisos sanitarios para este fin de semana, tal y como la teníamos en Semana Santa”, el ministro de Salud, Daniel Salas, dejó a restauranteros y comercio en general sin vender lo que ya habían adquirido para aminorar las deudas que han cargado durante más de tres meses de confinamiento.

    Decisión de cancelar ferias del agricultor suman pérdidas de hasta ¢230 millones

    Durante la conferencia de prensa de ese mismo viernes, el presidente de la Comisión Nacional de Emergencia (CNE), Alexander Solís, señaló que Alajuelita y Desamparados se incorporaban a la lista de cantones con alerta naranja.

    Esto significó afectación económica en las zonas. Por ejemplo, la Junta Nacional de Ferias del Agricultor indicó que las pérdidas por no abrir la feria en Alajuelita el sábado, son de alrededor de ¢50 millones.

    “De parte de la organización se hizo todo el esfuerzo para lograr que las ferias se realizaran. En el transcurso de esta semana se harán todos los esfuerzos para tener reuniones con los jerarcas para llegar a acuerdos para las fechas que vienen, y poder resolver la situación de la mejor manera”, dijo Edwin Vargas, presidente del comité regional central central.

    En el caso de los agricultores que asisten a la feria de Desamparados, dejaron de percibir ¢180 millones. “Alguien tiene que hacerse cargo de las pérdidas, ya que están dejando sin salario a muchísimos peones de fincas y sin sustento a muchas familias. Es una irresponsabilidad de este ministro. Se necesita que esta persona sea más responsable y que cuando va a tomar una decisión haga consultas”, manifestó Gerardo Tencio, presidente del comité regional central oriental.

    Otros de los cantones con alerta naranja son: Upala y Pococí. Mientras que los distritos son: Peñas Blancas, Los Chiles, Fortuna y Paquera.

    Cámaras recibieron con inquietud la decisión precipitada

    Patrocinio

    La Unión Costarricense de Cámaras y Asociaciones del Sector Empresarial Privado (UCCAEP), indicó que recibió con inquietud las medidas restrictivas impuestas por el Gobierno.

    “Estamos conscientes del impacto de esta decisión en la clase trabajadora y en todos los sectores de la economía, preparados para la apertura de centros comerciales, iglesias, templos y actividades deportivas. Si bien respetamos la decisión del Gobierno, debemos insistir en que las autoridades no toman en cuenta cómo funcional los distintos sectores de la economía”, aseguró la institución.

    Para el presidente de la Cámara de Comercio de Costa Rica, Julio Castilla, las medidas representaron un golpe fuerte, ya que el sector tenía todo listo y con alta expectativa para abrir y aprovechar la fecha especial del Día del Padre.

    “Los comercios no han podido operar los fines de semana desde el inicio de la pandemia. Durante las primeras ocho semanas de la emergencia nacional, alcanzamos una pérdida de más de ¢504 millones. Pérdidas que han enfrentado los 18.000 comercios costarricenses”, externó Castilla.

    Jorge Figueroa, propietario del restaurante Chancay, fue uno de los empresarios que tenían todo listo para el fin de semana.

    “El viernes 21 reabrimos nuestras puertas después de tres meses cerrados, y un mes preparándonos y negociando con arrendadores, proveedores y trabajadores. Ese mismo día recibimos por parte del Gobierno un golpe en la nuca, y por detrás. El sector (de restaurantes) junto con CACORE, veníamos aplicando las directrices y protocolos sanitarios para evitar el contagio del virus por parte de nuestros trabajadores y clientes. Respetamos las medidas sanitarias frente a la pandemia, pero nuestros trabajadores están con contratos suspendidos o jornadas reducidas, no tienen ingresos o están mermados y además, no les llega la ayuda del gobierno. A nosotros los bancos no nos quieren dar crédito”, contó Figueroa.

    92 empresas en zona norte han sido clausuradas

    Las autoridades sanitarias y de seguridad desarrollan un operativo por la zona norte del país desde la semana pasada. Según el ministro de Seguridad, Michael Soto, hasta este lunes se ha clausurado un 62% de las empresas inspeccionadas: 92 empresas de las 148 inspeccionadas.

    Soto señaló que en este lugar se ha rechazado el ingreso de 15.580 personas en condición de irregularidad, así como se han abordado a alrededor de 5.000 personas en empresas agrícolas especialmente.

    De acuerdo con el Ministerio de Salud, en esa región -donde se ha dado un aumento de casos de Covid-19-, han girado 57 órdenes sanitarias a empresas y 120 a personas.

    Uso de mascarillas obligatorio no se ha dado

    El Dr. Juan José Romero, director de la Maestría en Epidemiología de la Universidad Nacional (UNA), aseguró que desde hace algunos días ya hay transmisión comunitaria.

    Cuando ha sucedido este tipo de transmisión en otros países, lo que la gran mayoría de gobiernos ha hecho además del lavado de manos, distanciamiento social y correcto protocolo para estornudo y tos, ha sido el uso obligatorio de mascarillas. Sin embargo, en el caso de Costa Rica, el uso de estas aún no es obligatorio excepto para algunos servicios a partir del próximo sábado, según indicó hoy el Ministro Salas.

    Le puede interesar: Qué es el movimiento mask for all

    ¿Qué le pareció esta nota?

    Califíquenos de 1 a 5 estrellas

    Si le pareció interesante esta nota,

    ¡síganos en redes sociales!

    ¿Cómo podríamos mejorar esta información?

    Comentarios

     

    Acerca del autor Redacción

    Comunidad informativa con propósito. Informamos a la población costarricense, de forma veraz, objetiva y útil a través de una plataforma digital y redes sociales, con noticias de profundidad, producto de un periodismo investigativo y con propuestas positivas, para que sus lectores se informen y definan si pueden ayudar a resolver el problema con acciones concretas o apoyar las soluciones propuestas.

    Artículos recomendados