Patrocinio

El epidemiólogo más citado por tratamientos contra Covid-19 denuncia bloqueo

El cardiólogo, subdirector de medicina interna en Baylor University, asegura que en redes sociales promueven la vacuna pero no los tratamientos contra el Covid-19

El Dr. Peter McCullough es profesor de medicina y subdirector de medicina interna en Baylor University, y profesor en Texas A&M University.

McCullough asegura que publicó tratamientos y estudios para ayudar a atender a pacientes con Covid-19 y se le bloqueó en Youtube y en otras redes sociales. Él asegura que la gran mayoría de la gente cree que no hay tratamiento contra el Covid-19 porque a los doctores que tienen estudios y tratamientos contra el Covid-19 no solo se les bloquea en la web si no en los medios de comunicación. “Solo se enfocan en la vacuna”, asegura McCullough.

Dr Peter McCullough testificando ante el Senado de Texas (tomado de Youtube)

En marzo pasado, el epidemiólogo, cardiólogo e internista testificó ante el Senado del Estado de Texas en relación con los tratamientos del Covid-19. McCullough asegura que tiene la distinción de ser el médico más citado en el tratamiento de Covid-19 con más de 600 citas en la Biblioteca Nacional de Medicina pero no se le permite hablar de tratamientos públicamente.

Según él esto se debe a que -basado en estudios- asegura que los pacientes que ya tuvieron Covid-19 tienen una completa y duradera inmunidad que sobrepasa lo que puede estar haciendo la vacuna: “No hay posibilidad de mejorar la inmunidad que ha dado el Covid-19 para un paciente curado de Covid-19. No hay ningún racional científico para que se esté vacunando a gente que ya se curó, ni a menores de 50 años sin comorbilidades”.

Con el tratamiento adecuado en casa, varios estudios científicos prueban que si el Covid-19 se trata desde el día uno, se reduce la hospitalización en 85%. Información que compartió aDiarioCR.com proveniente de la Dra. Barrientos de El Salvador, en julio 2020.

El estudio que citó McCullough en su video censurado por Youtube -y que luego fue colgado por la Asociación Americana de Médicos y Cirujanos- se resume, a continuación, aclarando que no pretende sustituir la valoración médica de ningún modo.

El tratamiento ambulatorio temprano para Covid-19

En agosto del 2020, un grupo de científicos liderado por el Dr. Peter McCullough publicó el estudio “Fundamento fisiopatológico y justificación del tratamiento ambulatorio temprano de la infección por SARS-CoV-2 (COVID-19)” en el American Journal of Medicine.

En el artículo científico se describen los principios fisiopatológicos clave que se relacionan con el paciente con infección temprana tratada en casa. Los enfoques terapéuticos basados ​​en estos principios incluyen: 1) reducción de reinoculación (respirar aire limpio) 2) terapia antiviral combinada (con varios medicamentos) 3) inmunomodulación (con corticosteroides), 4) terapia antiplaquetaria, antitrombótica y 5) administración de oxígeno, monitoreo y telemedicina.

El estudio concluye que las hospitalizaciones y muertes por Covid-19 pueden reducirse con tratamiento ambulatorio en un 85% y puede aumentar con ensayos aleatorizados futuros para perfeccionar el tratamiento ambulatorio. El estudio hace énfasis en la necesidad inmediata de una guía de manejo en la crisis actual de consumo generalizado de recursos hospitalarios, morbilidad y mortalidad.

1. Abrir ventanas, salir, respirar aire puro

Es bien sabido que COVID-19 existe fuera del cuerpo humano en un bioaerosol de partículas y gotitas en el aire. Debido a que el aire exhalado en una persona infectada se considera “cargado” con inóculo, cada exhalación e inhalación es efectivamente reinoculación. En pacientes que están hospitalizados, se aplica presión negativa al aire de la habitación en gran parte para reducir la propagación fuera de la habitación.

El estudio lo que propone es que el aire fresco podría reducir la reinoculación y potencialmente reducir la gravedad de la enfermedad y posiblemente reducir la propagación en el hogar durante la cuarentena. Esto requiere ventanas abiertas, ventiladores para airear, o pasar largos períodos de tiempo al aire libre lejos de otras personas sin cubrirse la cara para dispersar y no volver a inhalar el bioaerosol viral.

2. Terapia antiviral combinada

La replicación viral rápida y amplificada es el sello distintivo de la mayoría de las infecciones virales agudas. Al reducir la velocidad, la cantidad o la duración de la replicación viral, se puede disminuir el grado de lesión viral directa. Además, el estudio confirma que los procesos secundarios que dependen de la estimulación viral, incluida la activación de células inflamatorias, las citoquinas y la coagulación podrían reducirse si se atenúa la replicación viral.

Patrocinio

Debido a que ninguna forma de medicación se ha diseñado específicamente para inhibir la replicación del SARS-CoV-2, el estudio considera 2 o más agentes tales como:

Pastillas de zinc: El zinc es un inhibidor conocido de la replicación del coronavirus. Los ensayos clínicos de pastillas de zinc para el resfriado común han demostrado reducciones modestas en la duración o la gravedad de los síntomas.

Hidroxicloroquina (HCQ): El fármaco antipalúdico, antiinflamatorio, transporta zinc de manera intracelular para bloquear la ARN polimerasa dependiente del ARN del SARS-CoV-2. Los estudios retrospectivos y los ensayos aleatorizados completados compilados en el estudio demuestran que: 1 ) cuando se inician tardíamente en el curso hospitalario y durante períodos cortos de tiempo, los antipalúdicos parecen ser ineficaces, 2) cuando se inician más temprano en el curso hospitalario, durante períodos progresivamente más prolongados y en pacientes ambulatorios, los antipalúdicos pueden reducir la progresión de la enfermedad, prevenir la hospitalización, y se asocian con una reducción de la mortalidad.

Doxiciclina: Este antibiótico común con múltiples efectos intracelulares que pueden reducir la replicación viral, el daño celular y la expresión de factores inflamatorios, tiene un alto grado de actividad contra muchos patógenos respiratorios comunes y agentes atípicos.

Favipiravir: El favipiravir, un inhibidor selectivo oral de la ARN polimerasa dependiente de ARN, está aprobado para uso ambulatorio en COVID-19 en Rusia, India y otros países fuera de los Estados Unidos. Se ha utilizado anteriormente para el tratamiento de algunas infecciones potencialmente mortales. como el virus del Ébola, el virus de Lassa y la rabia.

3. Inmunomoduladores

Las manifestaciones de COVID-19 que provocan la hospitalización y que pueden conducir a una falla del sistema multiorgánico se atribuyen a una tormenta de citoquinas. Algunos de los primeros hallazgos respiratorios son congestión nasal, tos y sibilancias. Estas características se deben al exceso de inflamación y activación de citoquinas. El uso temprano de corticosteroides es una intervención racional para los pacientes con COVID-19 con estas características, ya que estarían con asma aguda o enfermedad reactiva de las vías respiratorias. El ensayo RECOVERY aleatorizó a 6.425 pacientes hospitalizados con COVID-19 encontró que la dexametasona redujo la mortalidad.

El ensayo aleatorizado de etiqueta abierta GRECCO-19 en 105 pacientes hospitalizados con COVID-19 encontró que la colchicina se asoció con una reducción en los niveles de dímero D y mejores resultados clínicos. El estudio del Dr. McCullough considera razonable utilizar colchicina con los corticosteroides para reducir los efectos de la tormenta de citoquinas.

4. Agentes antiplaquetarios y antitrombóticos

Múltiples estudios han descrito altas tasas de macrotrombosis y microtrombosis patológicas; trombosis pulmonar; niveles elevados de dímero D en pacientes agudos; y microtrombosis pulmonar en pacientes con COVID-19. Estas observaciones apoyan la idea de que la lesión endotelial y la trombosis juegan un papel importante función de la desaturación de oxígeno, una razón fundamental para la hospitalización y la atención de apoyo. Con base en este fundamento fisiopatológico, se puede administrar aspirina como agente antiplaquetario y antiinflamatorio inicial, así como heparina de peso molecular o con nuevos fármacos anticoagulantes de acción corta en esquemas de dosificación similares a los que se utilizan en la tromboprofilaxis ambulatoria.

En un estudio retrospectivo de 2.773 pacientes hospitalizados con Covid-19, el 28% recibió terapia anticoagulante dentro de los 2 días posteriores al ingreso y, a pesar de usarse en casos más graves, la administración de anticoagulante se asoció con una reducción de la mortalidad.

5. Entrega de oxígeno, telemedicina y monitoreo

Un componente importante del tratamiento ambulatorio seguro es el mantenimiento de la saturación arterial de oxígeno en el aire de la habitación o el oxígeno domiciliario prescrito bajo supervisión directa por telemedicina diaria con escalada a hospitalización para ventilación asistida si es necesario.

Muchas de las medidas discutidas en el artículo citado pueden extenderse a las personas mayores en las unidades de tratamiento de Covid-19 en hogares de ancianos y otros entornos no hospitalarios. Esto dejaría los propósitos de la hospitalización a la administración de fluidos intravenosos y medicación parenteral, presión asistida o ventilación mecánica y soporte circulatorio mecánico avanzado, según los autores del estudio.

El Covid-19 agudo tiene una gran variedad de gravedad clínica, desde asintomático hasta fatal. En ausencia de ensayos clínicos y guías, con el aumento de las hospitalizaciones y la mortalidad, es prudente implementar el tratamiento para Covid-19 basándose en principios fisiopatológicos. Es por ello que los autores del citado estudio han propuesto un algoritmo basado en la edad y las comorbilidades que permite monitorizar y tratar una gran proporción en el domicilio durante el autoaislamiento con el objetivo de reducir los riesgos de hospitalización y muerte.

* Para consultar el estudio completo (en inglés) de Peter A. McCullough, MD, MPH Ronan J. Kelly, MD Gaetano Ruocco, MD William W. O’Neill, MD Marcus Zervos, MD Harvey A. Risch, MD, PhD (Agosto 6, 2020) ingrese a: https://www.amjmed.com/article/S0002-9343(20)30673-2/fulltext

¿Qué le pareció esta nota?

Califíquenos de 1 a 5 estrellas

Si le pareció interesante esta nota,

¡síganos en redes sociales!

¿Cómo podríamos mejorar esta información?

Sígame

Comentarios

Comunicadora con más de 20 años de experiencia en medios y consultoría. Licenciada en Ciencias de la Comunicación Colectiva con énfasis en Periodismo, Universidad de Costa Rica.

 

Acerca del autor Gabriela Zamora Sauma

Comunicadora con más de 20 años de experiencia en medios y consultoría. Licenciada en Ciencias de la Comunicación Colectiva con énfasis en Periodismo, Universidad de Costa Rica.

Artículos recomendados