Patrocinio

Un viaje gastronómico por la cultura tica y su impacto en la nutrición

Mantener las tradiciones alimentarias es una forma de garantizar una nutrición adecuada y una seguridad alimentaria sostenible

Por: Dra. Nancy Solano, Colegio de Profesionales en Nutrición

La celebración de la Independencia es una de las festividades más importantes en Costa Rica. La conmemoración de este momento histórico involucra actividades en todo el país que reafirman el patriotismo; sin embargo, hay un factor que no debe pasar desapercibido y son las tradiciones alimentarias que definen la identidad nacional.

A través de la gastronomía, los costarricenses mantienen vivas sus raíces, y comparten su historia y orgullo nacional como patrimonio al mundo.

La cocina tradicional de Costa Rica es una mezcla de influencias indígenas, españolas y africanas que han evolucionado con el tiempo y de acuerdo con características regionales.

De lo popular a lo particular

Cada región ofrece platos únicos que han evolucionado a lo largo de los años, influenciados por la geografía, el clima y las tradiciones locales. El viaje inicia por la Región Central, caracterizada por dos de los platos más populares de la cocina costarricense: el casado y gallo pinto.

El casado, con su tradicional combinación de arroz, frijoles, carne (pollo, res, pescado), plátano maduro, ensalada y tortillas, es una manifestación de la riqueza agrícola del país y su enfoque en los ingredientes frescos y locales.

Sobre el gallo pinto, esta mezcla de arroz y frijoles acompañada de huevos, queso, aguacate, y plátano maduro en el desayuno, es un alimento básico en la dieta costarricense, y que muestra la esencia de la simplicidad con un aporte nutricional importante.

Patrocinio

La Región del Caribe tiene una influencia cultural afrocaribeña que es conocida por sus sabores únicos y picantes. El rice and beans es un plato icónico, que combina arroz y frijoles cocidos en leche de coco, acompañado de pescado o pollo. El patí es una empanada rellena de carne y especias, mientras que el rundown es un guiso de pescado con coco.

Desde la Región Norte, con exuberante vegetación y clima tropical, se destaca la producción de frutas y verduras frescas. El bocas de la toro es un plato típico que combina mariscos frescos con plátano verde y yuca. El guacho de mariscos es un arroz con mariscos cocido en caldo de pescado y azafrán. Además, las frutas tropicales como: el coco, la piña y la guanábana son ingredientes clave en postres y bebidas de la región.

En la Región Pacífica se destaca la pesca y platos a base de mariscos. El ceviche es una deliciosa preparación de pescado o mariscos marinados en jugo de limón y mezclado con cebolla, culantro y chiles picados. El arroz con camarones y la sopa de mariscos son opciones típicas de los lugares junto a la costa.

Por otra parte, la Región Sur de Costa Rica, se encuentra el tamal asado, que es una versión del tamal tradicional que se cocina a la parrilla y se rellena con carne de cerdo, chile y hierbas aromáticas. El cabécar es un plato indígena que combina carne de res con palmito y plátano. Además, el agua de sapo es famosa de esta región, y es una mezcla del jugo de caña de azúcar, limón y jengibre.

Nutrición y cultura en el plato costarricense

Estos platos característicos de cada región están arraigados en las tradiciones culinarias que se han transmitido de generación en generación. Su forma de preparación y la elección de ingredientes frescos y locales aportan un valor nutricional a la dieta costarricense, proporcionando proteínas, carbohidratos vitaminas y minerales esenciales.

La diversidad de alimentos y técnicas culinarias tradicionales juegan un papel fundamental en la seguridad alimentaria del país, al fomentar la producción y el consumo de alimentos locales, reduciendo la dependencia de importaciones y garantizando un suministro de alimentos frescos y saludables para la población.

Durante estas celebraciones de independencia, incluyamos las tradiciones alimentarias como una forma de garantizar una nutrición adecuada y una seguridad alimentaria sostenible; contrarrestando la influencia de las dietas altas en alimentos procesados y bajos en nutrientes que encontramos hoy en día en nuestro sistema alimentario, y que son las causantes de las deficiencias nutricionales y las enfermedades crónicas (diabetes, hipertensión, dislipidemias, obesidad).

Al mantener viva la herencia culinaria, el país se enriquece y se conecta con sus raíces históricas, fortaleciendo así la valorización territorial de cada alimento, la identidad y la independencia en todos los sentidos. En esencia, los platos tradicionales de Costa Rica no solo son un placer para el paladar, sino una manifestación de la riqueza cultural y una contribución significativa a la nutrición equilibrada y la seguridad alimentaria del país.

Colaboración

Comentarios

Las colaboraciones enviadas a aDiarioCR.com son responsabilidad exclusiva de sus autores. aDiarioCR.com no se responsabiliza por su contenido.

 

Sobre el autor Colaboración

Las colaboraciones enviadas a aDiarioCR.com son responsabilidad exclusiva de sus autores. aDiarioCR.com no se responsabiliza por su contenido.

Le recomendamos leer también

aDiarioCR.com