Patrocinio

Reinventarnos e innovar para asegurarnos el sustento

Día Mundial de la Alimentación no puede celebrarse cuando hay 135 millones que padecen hambre aguda.

Por: Dra. Rommy Reñazco

El 16 de octubre de cada año conmemoramos el Día Mundial de la Alimentación por decreto de la Organización de las Naciones Unidades para la Alimentación y la Agricultura (FAO). Este 2020, el lema: “Cultivar, Nutrir, Preservar. Juntos”, nos recuerda que muchas personas en la actualidad viven vulnerables al hambre, la pobreza y la malnutrición, unos por acceso limitado a los alimentos mientras otros, por un consumo excesivo que los conduce a enfermedades crónicas como la obesidad, calificada por la OMS epidemia mundial y de gran interés ante el COVID-19.

Algunos datos que expone la FAO (2020) en este día para reflexionar son:

  • 135 millones padecen de hambre aguda.
  • 2.000 millones de personas no poseen acceso regular a alimentos inocuos, nutritivos y suficientes.
  • 14% de los alimentos producidos se pierde cada año, antes de llegar al mercado.
  • 66% de la producción agrícola está representada por solo 9 especies, ya que la producción de alimentos intensificada junto con el cambio climático, están causando la pérdida de la biodiversidad.
  • La coexistencia de la obesidad y el hambre en muchos países sigue en alza, debido a los estilos de vida sedentarios y dietas pobres en calidad.

Buscamos alimentación variedad, equilibrada y suficiente

Este año celebramos el Día Mundial de la Alimentación enfrentando una realidad diferente, el COVID-19 ha cambiado el estilo de vida de todas las personas alrededor del mundo, y nos recuerda lo vulnerable y sensible que es el ser humano, al estar en interdependencia con los animales y el medio ambiente.

Un concepto básico para enfrentar enfermedades es asegurar a la población una alimentación variedad, equilibrada y suficiente, principios de una alimentación saludable. Estos aspectos en tiempo de pandemia se vuelven más difíciles por la crisis económica, y al mismo tiempo más vital para la sociedad, ya que la debilidad del otro para enfrentar al virus se convierte en mi amenaza.

Producir más alimentos no es suficiente, deben ser inocuos, saludables y accesibles a toda la población, además de ser producidos en sistemas sostenibles en concordancia con el medio ambiente por ser un recurso finito, con el cual nos encontramos en una relación simbiótica ya que nuestra permanencia depende de su existencia.

El 2020 será recordado en la historia por los desafíos y enseñanzas que el COVID-19 está dando a la sociedad, al reforzar valores como la colaboración, solidaridad, empatía, el tener que reinventarnos e innovar para asegurar el sustento, volver a los cultivos de auto consumo, el rápido desarrollo y aprendizaje de nuevas tecnologías, análisis de las compras, decisión alimentaria inteligente (cantidad y calidad), el valor de un abrazo, de reunirnos con los nuestros.

Acciones en mi metro cuadrado

Tome en cuenta que 1 de cada 9 personas se va a dormir y se levanta con hambre. Y debido a la pandemia del COVID-19 este número aumentará por el desempleo y en algunos casos por la ausencia del proveedor del hogar, no pudiendo sustentar las necesidades básicas de alimentos. Algunas ideas sencillas para aportar al cambio son:

Patrocinio

El momento de compras es decisivo en la calidad y cantidad de los alimentos que le ofrecerá a su familia, por eso planifique las compras, evite comprar más alimentos de lo que va a consumir. De esta forma los alimentos perecederos como frutas y vegetales no se echarán a perder, evitando que terminen en la basura.

En la mesa, elija la porción de alimento que realmente va a consumir, de forma tal que no tire alimentos en buen estado a la basura.

Revise siempre los sobrantes que ha guardado en su refrigerador, recicle, así ahorra tiempo y dinero.

Busque los calendarios de estacionalidad de frutas y vegetales, estos indican los meses de mayor producción según las condiciones ambientales, y por ende mayor cantidad de nutrientes.

Si tiene dudas sobre qué y cuánto alimento debería consumir para asegurar su salud, no dude en contactar al experto, el nutricionista, quien podrá guiarle según sus gustos, características de salud y económicas.

Ayude a difundir el mensaje e inspire a otros con ideas de acciones a realizar desde casa.

Y usted, ¿ya ayudó a disminuir las diferencias? Nunca es tarde para entrar en acción, desde colaborar con al banco de alimentos, cruz roja, organizaciones formales, o bien mire al alrededor, en su comunidad hay alguna familia, persona sola, adulto mayor, aquel que perdió su trabajo, siempre hay a quien brindar una mano.

Todos estamos llamados a erradicar el hambre, transformar nuestros sistemas alimentarios y mejorar la nutrición, esto es una misión del gobierno central, gobierno local, de las comunidades, mío y suyo.

Nuestras acciones son nuestro futuro.

¿Qué le pareció esta nota?

Califíquenos de 1 a 5 estrellas

Si le pareció interesante esta nota,

¡síganos en redes sociales!

¿Cómo podríamos mejorar esta información?

Comentarios

 

Acerca del autor Colaboración

Las colaboraciones enviadas a aDiarioCR.com son responsabilidad exclusiva de sus autores. aDiarioCR.com no se responsabiliza por su contenido.

Artículos recomendados