Patrocinio

Quién es George Soros

El húngaro que algunos llaman el destructor de sociedades

Por: Johnny Schmidt
Escribir sobre el magnate George Soros no es nada fácil sin sentir algún grado de animadversión, ya que sus acciones y su influencia sobre “casi todo”, no ha sido ni es muy buena,  tampoco ha sido para nada positiva. Sin embargo, voy a hacer mi mejor esfuerzo por construir desde las palabras, un retrato fidedigno de quién es ese nonagenario, que desde mi perspectiva ha hecho demasiado daño a la humanidad.

Para comenzar es necesario hablar un poco sobre filantropía.  Considerados como grandes “bienhechores” fueron John D. Rockefeller (magnate petrolero, químico y farmacéutico), Andrew Carnegie (industrial del acero), John Pierpont Morgan (magnate de la banca) y otros más como Henry Ford, que en algún momento y a través de sus fundaciones, donaron muchos millones de dólares para obras que fueron vistas como un aporte para mejorar el mundo.  Hoy de las fundaciones filantrópicas que más se habla es la Fundación de Bill y Melinda Gates, de la Open Society de George Soros y de la Fundación Buffet (el gran amigo de Bill Gates).

Lo que pocos dicen, es lo que verdaderamente esconden esas fundaciones. Lo primero es saber que las fundaciones en los EE.UU. dedicadas a “servir a la comunidad” están libres de impuestos, tanto a nivel federal como estatal, beneficio que abarca: impuesto sobre el ingreso, las ventas, a la propiedad y otros más. Entonces los super ricos encontraron que en vez de pagarle los impuestos al gobierno y así colaborar con los gastos del Estado, es mucho más productivo y rentable donarlos a una fundación de su propiedad. Así, en realidad el dinero no lo pierden ni cambia de manos, tan solo cambia de bolsillo.  Pero también descubrieron que con sus fundaciones, podían cambiar muchas cosas de su entorno, modificar condiciones o bien promover desde la filantropía todo aquello que los pudiera beneficiar en su actividad comercial. Pero además, vieron que si sus fundaciones promovían “grandes causas”, recibirían aportes importantes de empresas y gobiernos, y así su capital podría mantenerse intacto o incluso multiplicarse.

Esa es la realidad de los grandes filántropos, y por eso es que en realidad sus fortunas nunca disminuyen, sino más bien parecen reproducirse, y su imagen se vende ante el mundo como triunfadores que se desprenden de lo mucho que han ganado para ayudarle al mundo, cuando en realidad esos filántropos han utilizado la filantropía como un mecanismo para crear más riqueza personal e influir en la sociedad y en la política pública.

Soros, el especulador financiero

George Soros, fotografía de Niccolò Caranti / CC BY-SA

George Soros, considerado como un “especulador financiero”, nació en Hungría en 1930, y conoció de cerca la ocupación nazi a sus 14 años, de donde se libró de la muerte, ya que al menos 500.000 judíos húngaros no tuvieron su suerte. Él mismo ha contado que él y su familia sobrevivieron porque ocultaron su pasado judío y obtuvieron documentos falsos e incluso que delataron a otros judíos para mantener su identidad impostora.

A los 17 años, luego de que los comunistas consolidaron su poder en Hungría, dejó Budapest y se trasladó a Londres a trabajar y a estudiar. A los 26 años se trasladó a los EE.UU., donde inició su carrera en el mundo de las finanzas y las inversiones.

Una vez que logró hacer su fortuna y sobre la cual debía pagar muchos impuestos, creó la Open Society Foundation, con socios y proyectos en más de 100 países y cuyo fundamento ideológico es las “sociedades abiertas” según la teoría de Karl Popper.  El filósofo Popper atacó todos los principios morales de una sociedad. Escribió que Platón, Hegel o Marx se equivocaban en su enfoque de cómo vivir en sociedad, los calificó de principios tribales, irracionales y totalitarios.  Él más bien proponía una sociedad que fuera todo lo contrario, pero disfrazando todo como una democracia liberal mencionando el modelo de racionalidad de la Atenas de Pericles.

Aunque en alguna medida, lo propuesto por Popper tenía fundamentos sólidos, lo que en realidad hizo Soros fue retomar la idea de Popper, usar el nombre de Open Society pero distorsionarlo todo para poder influir en cada cosa y acontecimiento según fuera su antojo o su interés económico.

Cuando uno revisa a qué causas dirige el dinero la fundación de Soros, uno no logra entender qué es lo que carga en su ser, en su mente y en su corazón una persona así, pues los hechos demuestran que guarda una especie de rencor contra el mundo, contra algunos países y contra una sociedad con orden, donde prevalezca el respeto entre todos. Y lo digo en esa forma, porque en una entrevista manifiesta no sentir ningún remordimiento por sus malos actos.

El protagonista del “miércoles negro”

Patrocinio

Una de esas grandes operaciones en la que George Soros aparece como protagonista, es lo que se conoce como “miércoles negro”: En la época de la pos guerra, en 1957, se firma el Tratado de Roma que constituyó la Comunidad Económica Europea, hoy Unión Europea.

Parte de las necesidades de aquel entonces, era la coordinación y cooperación económica y monetaria entre los países devastados por la guerra. Después de muchos ajustes se estableció un sistema para la protección de las divisas y los tipos de cambio dirigidos por los Bancos Centrales que recordemos están hasta la fecha bajo el dominio de los banqueros Rothschild, siendo el Reino Unido el único país que no adopta los acuerdos y queda por fuera.  Durante varios años el Reino Unido sufre su soledad monetaria y logra índices en inflación mucho mayores que los países que se habían unido, hasta que finalmente en 1990 deciden incorporarse a la comunidad europea. Sin embargo la condiciones no eran favorables y fue ahí donde el tiburón de Soros olió sangre y en 1992 empezó a especular con las divisas europeas, hasta que finalmente hizo que el Banco de Inglaterra se desplomara (temporalmente) y él en cosa de 24 horas, se ganara mil millones de dólares, hecho que evidentemente le dio la fama necesaria como uno de los experimentados y peligrosos especuladores financieros del planeta.

Sus herederos siguen su rumbo

Esa jugada magistral la hizo hace 28 años a la edad de 62 años, y aunque hoy es un viejito de 90, parece entrenó a sus hijos en todo el tema financiero, pero sobre todo en el tema de como su Open Society puede influir en cada país, en política, pero sobre todo en el comportamiento de la sociedad.

Esa influencia la ha venido logrando desde su fundación, apoyando económicamente lo que una inmensa mayoría de los habitantes del planeta desaprobamos y desearíamos erradicar, ya que son movimientos o causas de minorías que no conllevan a nada bueno y por el contrario hacen un gran daño a las sociedades y al mundo.

Es evidente que todo eso ha requerido cambios estructurales de muchos años, y por eso logró meterse desde la sombra en muchos partidos políticos de izquierda, brindando apoyo financiero a cambio de que esos partidos ya en el poder, introdujeran modificaciones en los sistemas educativos y sus programas, ya que así ha venido logrando cambiar la concepción de los valores, en los niños primero (hoy jóvenes) que inocentemente fueron programados para aceptar lo malo e inmoral como bueno, y a satanizar todo lo bueno que durante siglos la humanidad aprendió y aceptó como principios sanos y que a pesar de toda su imperfección,  nos ha permitido vivir en comunidad.

También lo ha logrado comprando medios de comunicación y todo aquel mecanismo que pueda influir en la mente de las personas, como es el caso de Netflix.

Con sus donaciones también ha logrado influir fuertemente en organizaciones como la ONU y todas sus agencias de forma tal que al día de hoy pareciera que las dirige desde la sombra.

La Fundación Open Society

La Open Society de George Soros financia varias estrategias y su implementación realizando donaciones a grupos o asociaciones que promueven la agenda LGTB, la agenda de la liberación de las drogas, las caravanas de migrantes y los refugiados, el movimiento Black Lives Matter, el movimiento Antifa, la legalización del aborto y la eutanasia y movimientos subversivos de los que de alguna forma siempre saca beneficio.

Y no crean que solo financia cosas terribles como esas, de vez en cuando dona algún menudo a verdaderas causas nobles, ya que es así como logra mantener su imagen de filántropo, aunque lo que hace su mano lo borra después su codo.

En Centroamérica, han recibido fondos de Soros medios de comunicación como El Faro y Revista Factum en El Salvador, el diario nicaragüense Confidencial, los medios guatemaltecos Plaza Pública y Nómada, así como otros medios que han publicado reportajes financiados. También la fundación ha brindado premios en periodismo a varios periodistas, medios y productores de la región. En Costa Rica han recibido fondos varias organizaciones, entre las que están el Movimiento Nacional por el Matrimonio Igualitario, la Asociación Costarricense para el Estudio e Intervención en Drogas (ACEID), Movimiento estamos todos en acción (META). En este link puede conocer algunas de las donaciones realizadas en el 2017.

¿Qué le pareció esta nota?

Califíquenos de 1 a 5 estrellas

Si le pareció interesante esta nota,

¡síganos en redes sociales!

¿Cómo podríamos mejorar esta información?

Comentarios

 

Acerca del autor Colaboración

Las colaboraciones enviadas a aDiarioCR.com son responsabilidad exclusiva de sus autores. aDiarioCR.com no se responsabiliza por su contenido.

Artículos recomendados