Patrocinio

Libertad ciudadana en tiempos de confinamiento

Por: Antonio Sauma, estudiante de Derecho de la Universidad de Navarra

El 8 de diciembre del 2019 en la ciudad de Wuhan, China, comenzó lo que sería una de las pandemias más grandes del sigo XXI, trayendo consigo repercusiones económicas, sanitarias y políticas a nivel mundial.

Ocho días después de la detección de la epidemia, el nuevo virus había sido genéticamente secuenciado y se publicaron los primeros estudios clínicos de su evolución. Denominado bajo el nombre de Síndrome Respiratorio Agudo Grave (SARS-coV-2) o 2019 Coronavirus Humano (HCOv-19), esta letal enfermedad que inició en el continente asiático, superó las fronteras y llegó en un tiempo relativamente corto a América Latina: apenas tres meses después del primer caso en el mundo, se produjo el primer contagio en Costa Rica.

Los acontecimientos en otros países nos obligaron a extremar las medidas sanitarias con celeridad: el 16 de marzo del 2020 se tomó, por decreto, la imperiosa necesidad del aislamiento social, con su inminente impacto económico y psíquico.

Al ambiente de terror internacional, se unió el temor de los ciudadanos costarricenses. Aunque las estadísticas de muertes y contagios son menores que las de la mayoría de países del mundo, el confinamiento y la cuarentena han hecho mella en la moral nacional hasta el día de hoy. A la pandemia biológica, se ha sumado una epidemia psicológica.

Ante este lúgubre escenario: ¿Qué podemos hacer para enfrentar este fantasma?

Más allá de los protocolos sanitarios: ¿Qué podemos hacer nosotros?

Patrocinio

La mejor decisión que podríamos elegir es superar nuestros miedos: ser libres.

Libertad ciudadana

Aristóteles decía que “el que ha superado sus miedos será verdaderamente libre”. Los miedos mantienen al individuo dentro de una jaula y no le permite explorar algo nuevo. Según un estudio de la Universidad Estatal a Distancia (UNED), la mitad de la población costarricense tiene un temor latente de contraer el virus, y esto ha derivado en consecuencias negativas: racismo, xenofobia y miedo. Un miedo a salir de casa, a convivir con familiares y amigos.

No obstante, lo que está pasando con el Coronavirus en Costa Rica es aún peor. Los ciudadanos se están apartando de la participación activa en asuntos sociales y gubernamentales, confinando la libertad que sí es utilizable. Esa misma libertad ciudadana que se ejercita para quedarse en casa, es la misma que acepta compromisos.

En palabras de Isaiah Berlín, uno de los principales pensadores del siglo XX, estamos fortaleciendo la “libertad de”, una libertad que es ausencia de límites; pero no estamos ejerciendo la “libertad para”, esa que asume retos por amistad, por amor a la familia, por pasión al trabajo y sus obligaciones con la sociedad.

Aunque el miedo sea en estos momentos nuestro principal enemigo, hasta incluso restringir nuestros más grandes sueños, puede ser también nuestro mejor maestro. El temor nos permite reflexionar sobre el valor de nuestros compromisos y contribuir con ellos al desarrollo de la nación, porque los auténticos ciudadanos aborrecen la esclavitud, y más bien aspiran a bienes más elevados, pese a la fatiga y al sacrificio, o a las dificultades que debe superar para alcanzar el bien común.

Salir del indiviudalismo

La mejor lección que nos puede dejar esta pandemia es la de salir del encierro del individualismo y participar en la vida pública, generar acciones para mejorar la dura situación que está por venir. Fortalecer la libertad ciudadana.

Tenemos claro que es importante continuar con nuestra vida diaria incluso durante la epidemia, pero también es crucial dar un paso adelante y generar acciones para mejorar la vida en comunidad: no podemos quedarnos en el estancamiento, a la espera de que el Gobierno haga todo por nosotros.

Debemos darnos cuenta que somos parte esencial del cambio de la sociedad, y esto es posible mediante decisiones aparentemente insignificantes: eso es algo que corresponde a personas libres. Es hora de detenernos y meditar los deberes que tenemos como ciudadanos. Costa Rica saldrá adelante si procuramos ser verdaderamente libres, a pesar del Covid-19, la cuarentena y el confinamiento.

¿Qué le pareció esta nota?

Califíquenos de 1 a 5 estrellas

Si le pareció interesante esta nota,

¡síganos en redes sociales!

¿Cómo podríamos mejorar esta información?

Comentarios

 

Acerca del autor Colaboración

Las colaboraciones enviadas a aDiarioCR.com son responsabilidad exclusiva de sus autores. aDiarioCR.com no se responsabiliza por su contenido.

Artículos recomendados