Patrocinio

La verdad, toda la verdad y nada más que la verdad

Por: Johnny Schmidt

El miedo puede entenderse como el instinto de conservación -que como parte del reino animal todos llevamos dentro- y nos hace actuar un poco irracionalmente cuando sentimos que nuestra vida corre peligro. También, utilizado racionalmente nos ayuda a construir sociedades y formas de comportamiento que nos dan alguna seguridad para no vivir como presas de ese miedo.

Ahora bien, es muy importante saber que cuatro grandes corporaciones holdings, controlan el 96% de la información que recibimos, y por eso les resulta tan fácil unificar un mensaje, y de ese modo controlar a la opinión pública, ya sea para infundir miedo, o para crear a nivel mundial una falsa percepción de la realidad.

No voy a referirme por ahora a las personas que hoy pudieran estar detrás de controlar toda la información que el mundo recibe a diario sobre la pandemia, sin embargo es más que evidente que han logrado controlar el miedo colectivo.

El miedo quiso atraparme

Debo reconocer que ese miedo trató de atraparme también por unos pocos días. Sin embargo escogí el camino de la disidencia y me puse a investigar, sobre todo porque noté un patrón internacional en cómo se comportaban las autoridades frente a la “crisis sanitaria” y reconocí que en todos los países, las acciones eran establecidas desde la Organización Mundial de la Salud, y no respetaban idiosincrasias, costumbres, capacidad, ni autodeterminación en la toma de decisiones.

Pero además, mi sospecha de que algo no estaba bien se incrementó, cuando el Ministerio de Salud realizó un operativo el 3 de marzo, para decomisar un producto que he consumido por más de una década que se llama plata coloidal, y que es considerado como el super antibiótico por su capacidad de eliminar más de 650 agentes patógenos y es un coadyudante para el sistema inmunitario. Siendo un producto inocuo, que no hace daño pero que sí puede traer mucho beneficio cuando se asomaba una pandemia por un virus, terminó de convencerme de que algo no estaba bien.

Investigué y encontré

Después de muchas horas de investigación, logré hacer un hallazgo que desde mi punto de vista, pone en tela de duda toda la pandemia, la peligrosidad del virus y la tasa de mortalidad y letalidad de la supuesta enfermedad que provoca el virus.

Lo primero que hice fue irme a la génesis.  El estudio realizado por los médicos chinos donde se supone aislaron el virus y lo secuenciaron.  Al revisar ese documento llamado “Un nuevo coronavirus de pacientes con neumonía en China, 2019” publicado el 24 de enero del 2020 en la revista The New England Journal of Medicine, descubrí cosas muy interesantes:
1.- El estudio se hace de la extracción de células de un paciente que también tenía cáncer.
2.- El estudio y secuencia del gen humano tardó 15 años, y este nuevo virus se aisló y se secuenció en un par de semanas.
3.- Y quizá lo que más me sorprendió fue que el mismo informe reconoce que no se usaron los postulados de Kosh en su investigación.

Los postulados de Kosh son el único método científico aceptado y reconocido por la ciencia para poder relacionar un virus con una enfermedad, es decir que no existe evidencia científica que el SarsCov2 cause la enfermedad llamada Covid-19.

Continuando con mi investigación, logré llegar al protocolo que fue enviado a los países con algunas partes o secuencias del virus para que los microbiólogos supieran qué debían buscar al hacer una prueba PCRProtocol: Real-time RT-PCR assays for the detection of SARS-CoV-2
Institut Pasteur, Paris
.

Patrocinio

Es claro que ni médicos, ni microbiólogos, ni autoridades sanitarias, tendrían una razón para dudar de este documento o del documento de los chinos, ya que desde siempre han puesto toda su confianza en la Organización Mundial de la Salud, y únicamente acatan órdenes sin cuestionar y sin investigar. En ese protocolo aparece la siguiente secuencia:  CTCCCTTTGTTGTGTTGT.

Todas estas cosas, sumadas al hecho de que el estudio chino habla de neumonía y las primeras autopsias realizadas en Italia dijeron otra cosa, me hicieron dudar cada día más, y me di a la tarea de encontrar donde estaba el truco.

Proyecto del Genoma Humano

A principios de la década de los 80, nace el “Proyecto del Genoma Humano” (PGH). Sin embargo fue hasta el año 1988 que el Congreso de los EE.UU. financió al National Institute of Health como al Department of Energy para que pudieran iniciar. Fueron varios años de preparación y mejora de equipos hasta que finalmente en el año 2001 inicia en forma el proyecto investigativo. Se dan varias etapas y actualizaciones durante esos 15 años revisado por última vez en el 2016. Todos los estudios se encuentran en el Centro Nacional para la información Biotecnológica o National Center for Biotechnology Information (NCBI).

En esta biblioteca busqué el Cromosoma 8 de Homo Sapiens, GRCh38. p13 Ensamblaje primario, y ahí encontré la secuencia origen del genoma : CTCCCTTTGTTGTGTTGT.

¡Vaya coincidencia!

Ese hallazgo es muy importante porque viene a demostrar que cualquier persona sana, puede dar positivo en la prueba PCR, y que los mal llamados “asintomáticos” son personas sanas que no portan ningún virus y que por supuesto no pueden contagiar a nadie.

Además, explica la razón del por qué tantas personas que ingresan a los hospitales sin síntomas de Covid-19, pero sí con múltiples síntomas de sus enfermedades, dan positivo en el test PCR, y además, explica lo que un médico internista, el Dr. Boza en forma totalmente irresponsable dijo en una entrevista en canal 6: “el virus es el maestro del disfraz” y que llegaban pacientes a los hospitales con síntomas ajenos al Covid-19 pero que con la prueba se diagnosticaban como Covid-19.

Este hallazgo, explica también por qué en las necropsias -realizadas en Alemania, Bulgaria y otros países- a personas fallecidas supuestamente por Covid-19, los médicos forenses no encontraron el virus, no encontraron rastros y no encontraron daños o secuelas de la presencia de algún virus mortal.

Lo que estos forenses descubrieron en Europa fue una de las razones por las que en EE.UU. los CDC han explicado que el 94% de muertes asociadas al Covid-19, murieron de otras causas (comorbidities) reduciéndo sustancialmente los datos de muertes que sí podrían estar asociadas al Covid-19 a apenas el 6%, a pesar de que la Universidad John Hopkins sigue manteniendo la cifra que se usa a nivel mundial.

Las cifras en Costa Rica

Actualmente, el Ministerio de Salud no dice que murieron por Covid-19 sino con Covid-19. Porque saben que las enfermedades que padecieron las personas fallecidas en Costa Rica con Covid-19 pueden ser las verdaderas causas de su muerte y no el Covid-19.  Los “factores de riesgo” de las personas que han muerto en Costa Rica con Covid-19, sumado a que su diagnóstico pudo haber sido equivocado por lo explicado anteriormente. Esto debería llevarnos a la conclusión de que a lo mejor esas personas nunca tuvieron el virus y lo que existió fue un mal diagnostico involuntario, ya que nuestro personal médico sanitario habría sido inducido a error desde Ginebra, Suiza.

Yo lo que sí lamento  -y mucho- es que lo mismo que yo hice, lo debió haber hecho el Ministerio de Salud, las autoridades del Colegio de Médicos, el Colegio de Microbiólogos, porque se hubiera evitado la destrucción de la economía, se habría evitado la pérdida de miles de empleos, posiblemente se habrían salvado vidas y seguramente se habrían evitado muchos suicidios. Todo por confiar en una organización que ha demostrado tener intereses comprometidos con sus financistas, que evidentemente están muy por encima de la salud del mundo. Por esta razón, todo lo aquí expuesto, ya fue entregado al Colegio de Médicos y Cirujanos de Costa Rica, en nota entregada en sus instalaciones por el Dr. Augusto Vega, quien revisó y avaló toda esta investigación.

¿Qué le pareció esta nota?

Califíquenos de 1 a 5 estrellas

Si le pareció interesante esta nota,

¡síganos en redes sociales!

¿Cómo podríamos mejorar esta información?

Comentarios

 

Acerca del autor Colaboración

Las colaboraciones enviadas a aDiarioCR.com son responsabilidad exclusiva de sus autores. aDiarioCR.com no se responsabiliza por su contenido.

Artículos recomendados