Patrocinio

La diferencia entre alerta, miedo y agresión

Lo adecuado, lo sano, es que podamos llegar solo a lo primero: la alerta

Por: Ernesto González, Profesor Universitario

Partiendo de cada definición: El miedo es una reacción espontánea causado por perturbaciones orgánicas, ideas de riesgo, fobias, etc. La alerta es una postura que tomamos para evitar algún tipo de miedo, ya sea por experiencias o por comentarios que nos han hecho. También considerado una prevención de algún suceso que nos proporcione satisfacción o insatisfacción.

Por su parte, la agresión es una actitud que tomamos frente a una situación que no es de nuestro agrado o simplemente porque no estamos de acuerdo con la persona que emite la idea. La actitud de agresión puede ser física o verbal.

Usualmente la alerta viene antes del miedo, sobretodo por vivencias de terceras personas que las convertimos en nuestros propios estados de alerta. Por ejemplo, en el caso en que un amigo nuestro nos cuenta que de regreso a su casa cuando estaba sentado en la parte posterior del bus subieron unos antisociales y le robaron todas sus pertenencias, resulta elocuente que a partir de ese momento usted estará atento al subirse en el bus.

Patrocinio

En el caso del miedo, bajo esta misma circunstancia, basta que alguien vista o actúe extraño y comenzará a correr la adrenalina.

Y en el caso de la agresión, todo dependerá del entorno en que se produce para la persona sentirse agredida. Retomando el primer ejemplo del bus, usted posiblemente sea agredido, producto de la alerta (historia del amigo), por el miedo (subieron dos individuos de caras nada amigas)  y usted predispuesto se hace el “loco” mira por la ventana hacia fuera, como que si con usted no fuese, hasta “silba” en señal de que a usted poco le importa con el objetivo de amedrentar al “invasor” y tratar de pasar inadvertido. No obstante habrá tomado las medidas pertinentes: guardar su cartera, quitarse el reloj, remangarse la camisa y prepararse para “la batalla final” (la del agresor o la suya).

Todo lo anterior ilustra que las tres palabras: alerta, miedo y agresión pueden, bajo cualquier circunstancia, darse en cuestión de segundos.

Lo adecuado, lo sano, es que podamos llegar solo a lo primero: la alerta. Y que, de saber capear la situación, posiblemente logremos evitar el miedo y menos aún la agresión. ¿Está usted alerta siempre?

¿Qué le pareció esta nota?

Califíquenos de 1 a 5 estrellas

Si le pareció interesante esta nota,

¡síganos en redes sociales!

¿Cómo podríamos mejorar esta información?

Comentarios

 

Acerca del autor Colaboración

Las colaboraciones enviadas a aDiarioCR.com son responsabilidad exclusiva de sus autores. aDiarioCR.com no se responsabiliza por su contenido.

Artículos recomendados