Patrocinio

El pseudo sistema de salud que brinda la CCSS

Carta al presidente Alvarado de un ciudadano al que le han negado servicios médicos a pesar de cotizar mes a mes

Por: Gustavo González, Profesional en Relaciones Internacionales

Estimado don Carlos Alvarado,

Reciba un cordial saludo esperando que se encuentre muy bien. Como usted ya sabe, mi nombre es Gustavo González y nuevamente me veo en la necesidad de escribirle, para darle seguimiento a las gestiones médicas que sus “Contraloras de Servicio de la CCSS” descartaron hace unos meses y por las cuales he pagado desde que laboro y cotizo para la CCSS.

Tengo más de una año (de hecho más) de rogarles (a pesar de cotizar mes a mes) que me brinden servicios médicos y todos han sido negados de la forma más burda, mediocre y grotesca de la que un o unos empleados públicos se pueden valer.

Con respecto a la cita dermatológica: la tuve hace meses, a pesar de haber estado peor de mi condición de la piel, la doctora me mandó crema de rosas (imagínese mi sorpresa y mi opinión del sistema de salud que en este momento usted gestiona, aunque soy consciente de que no es su culpa pero sí su responsabilidad por el cargo que su persona ostenta).

Aun así, fui a la farmacia a recoger la cremita y otra sopresa: muchacho no hay y no sabemos cuándo llega, tiene que estar viniendo (como si este cuerpo fuera glorioso y no tuviera que trabajar). La solución fue atenderme en lo privado desembolsando de mi sueldo a pesar de pagar a la CCSS mes a mes.

Patrocinio

Sumado a lo anterior, sus “Des-contraloras de servicio” de la CCSS archivaron este caso aduciendo que yo no tenía citas de psicología ni psiquiatría en enero, y que solo podría conseguirla a través del Ebais de Curridabat (que no sirve para nada bajo la dirección de la “Dra” Navarrete), pero como es evidente que no saben ni en dónde están paradas, me tomé la libertad de escribirle a Arturo Herrera de la Gerencia Médica de la CCSS, quien me confirmó a través de screenshot (toma de pantalla) que en efecto si tenía una cita en sistema para el 14 de enero.

La cita de psiquiatría fue con el Dr. Rolando Alberto Ramírez Gutiérrez de quien solo tengo cosas buenas que decir. Calidad de persona, de profesional, tiene don de gente, sabe cómo tratar a los usuarios que pagan por sus servicios y darles soluciones. Me envió pruebas psicológicas, TAC y pruebas renales, además de seguimiento.

Viera la sorpresa que me llevé ayer cuando fui en la tarde a la Clínica Central (en el tercer piso me encontré a una secretaria de apellido López que es una mediocre altanera y cuyas respuestas fueron todas: “no sé nada, no me toca a mi, no le puedo ayudar en nada”, y ni qué decir de Elba Solís de la ventanilla del primer piso quien me negó la boleta de tiempo para presentar en mi trabajo (a pesar de haber sido referido por el Dr) y de quien tengo los videos de la forma en que le grita y trata a los usuarios. Además de ellas, la chica que me atendió en la ventanilla 12 a las 15:30 horas de ayer estaba demasiado ocupada en su celular para atenderme.

Me mandaron a hacerme las pruebas renales al laboratorio del Calderón Guardia a las 15:30, encontrándome con un guarda tatuado de ojos claros que me pegó tres alaridos solo porque le pregunté a cuál ventanilla debía dirigirme.

Al llegar a la ventanilla, otra sorpresa: no se le pueden hacer las pruebas porque no vienen sellados los papeles (los papeles ya no necesitan sellos, prueba fehaciente del gran déficit de comunicación entre sus funcionarios de la CCSS). A razón de ello tuve que volver a sacar al neurótico que llevo por dentro (causa=efecto, acción=reacción) para sacar la gestión adelante logrando las pruebas quedando como un loco.

Pregunta: ¿No le parece a usted don Carlos, que después de años de pagar cotizaciones, de aguantar tanto mal trato (como si uno estuviera pidiendo cosas regaladas o como si debiera algo a los funcionarios) algo anda mal en este pseudo-sistema? ¿No le parece demasiado cuento para que dos mediocres desestimen un caso que a todas luces la Sala IV estaría gustosa de acoger? Obvio no contra usted, sino contra la CCSS, pero usted debe comprender que es el director de esta orquesta y sus músicos no están tocando ni al ritmo ni al compás que usted les indica y usted sabe de eso porque es músico.

Dado que el sistema de salud al cual le pago y que usted gestiona no logra acogerme, me iré del país la segunda semana de marzo como dicen, comenzar de cero. Sí, responsabilizo al 100 % a esta gestión estatal y a la gestión de la CCSS a través de sus funcionarios, estén ustedes de acuerdo o no lo estén: ya no me importa.

¿Qué le pareció esta nota?

Califíquenos de 1 a 5 estrellas

Si le pareció interesante esta nota,

¡síganos en redes sociales!

¿Cómo podríamos mejorar esta información?

Comentarios

Las colaboraciones enviadas a aDiarioCR.com son responsabilidad exclusiva de sus autores. aDiarioCR.com no se responsabiliza por su contenido.

 

Acerca del autor Colaboración

Las colaboraciones enviadas a aDiarioCR.com son responsabilidad exclusiva de sus autores. aDiarioCR.com no se responsabiliza por su contenido.

Artículos recomendados