Patrocinio

Santiago de Chile entra en cuarentena general después que contagios diarios crecieron 60%
  • A partir de mañana se da un cambio abrupto de la estrategia de "cuarentenas dinámicas" que aplicó desde marzo el Gobierno de Chile
  • Por: Aldo Anfossi, Periodista Chileno

    Palacio de la Moneda, Santiago de Chile

    El disparo en un 60 por ciento en la tasa diaria de contagios por coronavirus, forzó al gobierno chileno a ordenar urgentemente una cuarentena forzosa a partir del viernes 15 en la totalidad del Área Metropolitana de Santiago y en otros seis municipios aledaños, la cual inmovilizará a entre 8 y 9 millones de personas por tiempo indefinido, en un cambio abrupto de la estrategia de “cuarentenas dinámicas” que aplicó selectivamente desde marzo a la fecha.

    El anuncio, un reconocimiento implícito de que las “cuarentenas dinámicas” practicadas en el Gran Santiago no estaban funcionando y que la pandemia se escapó de control, ocurrió justo el día en que los contagios pasaron de un promedio de 1400 diarios a más de 2600, para un total de más de 37.000 casos en el país y 368 fallecidos, 22 de los cuales hoy, la cifra diaria más alta. Y cuando la disponibilidad de camas críticas y de respiradores artificiales tanto del sistema público como privado está ocupada en cerca de un 90 por ciento en Santiago y hay hospitales que ya coparon su capacidad de tratamiento intensivo, mientras el gobierno está urgido por concretar nuevas compras de máquinas para asistencia respiratoria.

    La presidenta del Colegio Médico, Izkia Siches, fue categórica hoy respecto de que se avecinan días muy malos para Chile. “Todos los ciudadanos y ciudadanas debemos tener conciencia de que vamos a enfrentar una fase en que van a aumentar los pacientes que fallezcan. De todas maneras ese es un escenario real y también es muy necesario que el Gobierno en su vocería pueda poner los elementos efectivos sobre la mesa y adelantarle a la ciudadanía los escenarios que vamos a empezar a ver los próximos días”.

    La cirujana, que goza de alta credibilidad en la ciudadanía, se quejó de la poca receptividad del gobierno a las sugerencias y recomendaciones que le formulan para el manejo de la crisis sanitaria desde un consejo asesor que integran diferentes organizaciones sociales.  “Nuestra participación en esa Mesa Social es con el mejor ánimo, pero no podemos seguir hablándole a una pared, necesitamos una interlocución más directa”, añadió.

    En marzo, al inicio de la crisis, la disponibilidad de respiradores mecánicos en Chile era en torno a 850, cifra que se ha ido incrementando paulatinamente y que según el Ministerio de Salud llegará a unos 1800 a fines de mayo. Actualmente 555 que están ocupados por pacientes con coronavirus y se asegura que hay otros 530 disponibles a lo largo del país.

    Patrocinio

    “La situación que anunciamos es compleja. Estas medidas son absolutamente necesarias, son dolorosas y pueden ser terribles, y tenemos que estar ahí para ayudar a los grupos más vulnerables que van a ser los más afectados. Nos asiste el convencimiento que deben ser tomadas por duras que parezcan y pese a sus efectos adversos, para limitar el riesgo de que más personas deban ser hospitalizadas, limitar el riesgo de muerte y que el gran foco de enfermedad en que se ha transformado Santiago, signifique un foco de diseminación a otros lugares”, afirmó el ministro de Salud, Jaime Máñalich.

    También se anunció que en torno a la capital chilena se aplicará una “aduana sanitaria” que impedirá la salida o el ingreso de todo aquello que no tenga relación con el trabajo o la provisión de bienes esenciales; además de bloquear el acceso a los mercados mayoristas de la ciudad a quienes no sean comerciantes o distribuidores. Se mantiene además un toque de queda nacional desde las 22 a la 5 horas.

    Se constata así el paso en falso y lleno de contradicciones en el manejo de la crisis por parte del presidente Sebastián Piñera, quien se ha empeñado principalmente en que no se agraven las secuelas económicas y laborales de la pandemia, pese a lo cual más de medio millón de personas han resultado desempleadas en los últimos dos meses y la economía se encamina a una recesión en torno al -3,5 por ciento, según las primeras proyecciones que ya parecen van a quedarse cortas. En efecto, en menos de tres semanas, el gobierno pasó del discurso triunfalista de que se había logrado una “meseta” en la curva de contagios, alentando a las personas a que podían salir a “tomarse un café” manteniendo la distancia social, promoviendo la aceptación de una “nueva normalidad” en la cotidianidad sus vidas y hablando de un “retorno seguro” al trabajo; a emplear intempestivamente ahora e insistentemente la expresión de la “batalla por Santiago” para  recalcar la gravedad de la situación sanitaria que se avecina, porque al tiempo que el virus se propagó hacia barriadas populares, en ciertos municipios donde se practicaron “cuarentenas dinámicas” que fueron levantadas hace semanas, tienen lugar ahora rebrotes de contagios.

    “La batalla por Santiago es crucial en la guerra contra el coronavirus y por eso debemos suplicar, rogar, que nos tomemos en serio, que la ciudadanía tenga el mejor espíritu de comprensión y de colaboración, porque mayo está siendo muy duro y tenemos que tomar acciones en el momento oportuno para lograr contener y dar una solución de salud a todo quienes lo requieran”, dijo el ministro Máñalich, quien rechazó reconocer la inminencia de un colapso a nivel hospitalario como lo advierten los gremios de profesionales de la salud.

    El anuncio de la cuarentena general fue celebrado por los alcaldes de los más de 38 municipios que se verán afectados, pero criticaron la tardanza en la adopción de la medida luego de que ellos habían insistido desde marzo en que era necesario y se lo estaban exigiendo a Piñera.

    En los municipios populares de Santiago, donde residen alrededor de 3 millones de personas que subsisten de actividades propias que los obligan a salir a la calle cotidianamente por el sustento diario, los alcaldes han organizado “almuerzos comunales” para dar alimentación a las familias que se han quedado sin ingreso, al tiempo que también distribuyen cajas con alimentos.

    El 70 por ciento de la totalidad de casos en Chile tienen lugar en el Gran Santiago.

    ¿Qué le pareció esta nota?

    Califíquenos de 1 a 5 estrellas

    Si le pareció interesante esta nota,

    ¡síganos en redes sociales!

    ¿Cómo podríamos mejorar esta información?

    Comentarios

     

    Acerca del autor Colaboración

    Las colaboraciones enviadas a aDiarioCR.com son responsabilidad exclusiva de sus autores. aDiarioCR.com no se responsabiliza por su contenido.

    Artículos recomendados