Patrocinio

¿Padece de incontinencia urinaria?

La pérdida de masa muscular podría generar incontinencia urinaria

The woman in purple satin sleepwear and robe wake up for go to restroom. People with urinary bladder problem concept

Las personas que por diferentes padecimientos se hayan visto en la obligación o necesidad de permanecer en cama, durante largos periodos, podrían sufrir pérdida de masa muscular y también incontinencia urinaria.

La incontinencia urinaria se debe en gran parte a la pérdida de masa muscular del esfínter, cuya función es abrirse y cerrarse, permitiendo o impidiendo el paso de una secreción o sustancia hacia otra cavidad o hacia el exterior.

Patrocinio

De manera que si se presenta un cambio en el funcionamiento muscular o el músculo que aprieta la uretra para retener la orina en la vejiga está débil o dañado, se puede presentar la incontinencia de esfuerzo, que puede ocasionar fugas de orina al toser, reír, estornudar, levantar objetos pesados o hacer ejercicio.

Existen una serie de medidas que las personas pueden poner en práctica a nivel alimenticio y en cuanto a actividad física, cuando comienzan a experimentar síntomas de incontinencia, comentaron la especialista en nutrición Sofía Villegas y la Fisioterapeuta Kimberly Ramírez, asesoras de Essity.

Cambios nutricionales recomendados

  • Incluir de manera regular en fibras y probióticos en la dieta, pues favorecen la salud y el tránsito intestinal.
  • Mantener un peso adecuado. Cuanto más peso tiene que soportar nuestro suelo pélvico con un abdomen prominente, más riesgo hay de debilitamiento.
  • En cuanto a alimentos, se recomienda el consumo de vitamina D, arándanos, guisantes, aguacates y proteínas.
  • Mantener un control de los líquidos y la dieta. Para recuperar el control de la vejiga, debe limitar o evitar el alcohol y la cafeína ya que son diuréticos.

Cambios en hábitos y actividad física

  • Tener horarios programados para ir al baño, para orinar cada dos a cuatro horas, en lugar de esperar hasta tener la necesidad de ir.
  • Ejercicios de Kegel. Consisten en contraer vigorosamente los músculos del esfínter y el suelo pélvico sin utilizar los músculos del abdomen o glúteos. Se recomienda realizar de 40 a 80 contracciones por día con 5 segundos de descanso después de cada contracción, para permitir la re-oxigenación del músculo.
  • Aprender a tensar el suelo pélvico antes de toser o levantar pesos.
  • Acudir a un especialista para tratar la tos crónica y la alergia, con el fin de no realizar esfuerzos mayores que debiliten los músculos del suelo pélvico.
  • Sostener siempre una buena postura, sobre todo, cuando estamos sentados.
  • Mantener un peso adecuado. Cuanto más peso tiene que soportar nuestro suelo pélvico con un abdomen prominente, más riesgo hay de debilitamiento.
  • Modificar la rutina de ejercicios para reducir su impacto en el suelo pélvico, elegir actividades de bajo impacto como abdominales hipopresivos, natación y bicicleta, entre otras.

¿Qué le pareció esta nota?

Califíquenos de 1 a 5 estrellas

Si le pareció interesante esta nota,

¡síganos en redes sociales!

¿Cómo podríamos mejorar esta información?

Comentarios

 

Acerca del autor Colaboración

Las colaboraciones enviadas a aDiarioCR.com son responsabilidad exclusiva de sus autores. aDiarioCR.com no se responsabiliza por su contenido.

Artículos recomendados