Patrocinio

Tres preguntas para pensar

Acerca de dos hechos culturales

Por: Lic. Rosa Isabel Blanco, Educadora

Dos informaciones que han circulado en diferentes espacios impulsan a reflexionar acerca de si estamos configurando una sociedad mejor y más sana. El riesgo de no pensar con el rigor necesario y de perder finura crítica podría conducirnos a no percatarnos del trastrueque de conceptos y del ilusionismo mental en que estamos inmersos.  

Contar con determinados recursos estratégicos permite, por ejemplo, hacer de las mujeres objetos de manipulación comercial y la mejor manera, real y concreta, de evitarlo es que ellas mismas se nieguen a rebajar su condición personal. ¿Será posible alcanzar ese nivel de libertad interior para decir que no?

Patrocinio

De manera semejante, una conocida fábrica de juguetes, lanza muñecos (¿muñecas?) sin género para que cada niño y niña los personalice y así se reflejen las “dinámicas” de nuestra cultura. Sin ofrecer datos científicos confiables y validables, asegura fundamentar su decisión en que muchos niños y niñas ya no quieren juguetes que impongan criterio de género. ¿Cuántos padres de familia van a consumir este producto y enriquecer a sus creadores?

De igual forma, pareciera que la información y la formación que brindan los padres de familia a sus hijos -acerca de que se nace con un sexo determinado y que los órganos de la reproducción y el cerebro tienen sexo (sólo un cuerpo de mujer forma y madura óvulos, y sólo un cuerpo de varón produce espermatozoides)- no satisface a la CCSS. Por medio de la Circular AES-2-708-2018, el Área de Estadística en Salud indica que, para adscribir o completar la “Identidad de Género” existen cinco opciones: 

  • Mujer: Persona de sexo femenino, que se comporta, vive y se percibe mujer (Mujer Cisgénero) 
  • Hombre: Persona de sexo masculino, que se comporta, vive y se percibe hombre (Hombre Cisgénero) 
  • Mujer trans: hombre que se comporta, vive y se percibe como mujer. 
  • Hombre trans: mujer que se comporta, vive y se percibe como hombre. 
  • Otro: No corresponde a ninguna de las opciones anteriores.

¿Podría ser que pidan a los neonatólogos escoger una de estas 5 opciones en lugar de solo indicar el sexo del niño o de la niña? ¿Será que para que las estadísticas de la CCSS sean correctas, los padres de familia deberán incorporar a su vocabulario la palabra cisgénero

Quedamos advertidos acerca de las “novedades” culturales…

¿Qué le pareció esta nota?

Califíquenos de 1 a 5 estrellas

Si le pareció interesante esta nota,

¡síganos en redes sociales!

¿Cómo podríamos mejorar esta información?

Comentarios

Las colaboraciones enviadas a aDiarioCR.com son responsabilidad exclusiva de sus autores. aDiarioCR.com no se responsabiliza por su contenido.

 

Acerca del autor Colaboración

Las colaboraciones enviadas a aDiarioCR.com son responsabilidad exclusiva de sus autores. aDiarioCR.com no se responsabiliza por su contenido.

Artículos recomendados