Patrocinio

Organización anti-cristiana

La masonería es una organización críptica, secreta, que nace en el año 1717 en Londres, Inglaterra

Por: MBA Luis Fernando Calvo

Los cristianos somoS hijos de un Padre en el Cielo que cuida diligentemente de nosotros, porque Dios no duerme ni reposa (Salmo 121) y es un Padre que vela -por amor- por el bien de sus hijos. Podemos decir, sin ambages, que la filiación divina es pilar esencial del cristianismo.

Desde esta perspectiva, decimos con absoluta confianza que la orfandad es extraña para el cristiano, que se sabe hijo de Dios Padre. Esta lógica de filiación contrasta diametralmente con la consecuente orfandad de los masones, tema que considero relevante explorar. Los masones, a diferencia de los cristianos, se reconocen a sí mismos como los hijos de la viuda; el contraste no puede ser más evidente: orfandad versus filiación.

Qué es la masonería

Patrocinio

La masonería es una organización críptica, secreta (reservada según el argot masónico) que nace en el año 1717 en Londres, Inglaterra, el 24 de junio de ese año (fiesta de san Juan Bautista). La masonería especulativa o filosófica, pretende montarse sobre los hombros de los gremios de albañiles y arquitectos del medioevo (masones) que tuvieron a su cargo la construcción de las grandes catedrales que engalanan el firmamento de la otrora Europa cristiana. Esta es la masonería operativa. A esta masonería operativa, católica, gremial, se opone -con pretensiones de heredera- la masonería especulativa, sincrética, mistérica, o con pretensiones intelectuales.  La primera era servidora de los católicos, la otra…

Por qué es imposible ser masón y católico

La respuesta brota con cierta facilidad al revisar el contexto de la masonería, pero un camino apropiado para responder a la cuestión pasaría por la Encíclica Humanum Genus del Papa León XIII, que denuncia las enseñanzas masónicas como salidas de las entrañas del naturalismo. Este naturalismo, que podríamos describir como una forma extrema de racionalismo, rechaza aquello que no sea comprobable por medio de la razón humana, relativiza o ignora la Revelación, es decir, Dios que se da a conocer, que se encarna y asume nuestra humana naturaleza por nuestra redención y ciertamente conduce a la secularización de la sociedad, porque el dogma religioso termina siendo una opción personal, individual, sin implicaciones sociales. Esta visión de las cosas lleva a pensar en la imposibilidad de los milagros, en que la fe se asume como una fantasía o neurosis y que la pregunta acerca de Dios no se puede resolver con dogmas, pues esto es recurrir a la fe, y la fe de los cristianos -para un masón- sabe a fanatismo.

La masonería abraza la indiferencia y el relativismo, en sus diversas manifestaciones, es decir, relativismo moral, religioso, epistemológico. Este relativismo, denunciado con fuerza por Benedicto XVI, ha irrumpido en Occidente al punto de destruir el sentido común, el valor de las tradiciones y en todo caso al hombre. Esta destrucción del hombre la vemos en acción con el avance -inexplicable- de males como el aborto, la eutanasia o el transhumanismo. El cristiano, al contrario, sabe que existe una ley natural, que está inscrita en el corazón del hombre y que le permite conocer y discernir el bien y el mal, más allá de sus creencias. Todos sabemos que, seamos o no católicos, mentir, robar o matar son actos de suyo malos. Además de esta ley natural, abrazamos la ley divina, a la que accedemos por medio de la fe y la Revelación, es decir, Sagrada Escritura y Tradición y que nos permiten conocer lo que Dios quiere del hombre y de todo hombre. Es imposible para un cristiano ser relativista como lo es el masón.

Las condenas de los pontífices a la masonería empiezan a sucederse a los 20 años de la creación de ésta, una vez que se conocieron más claramente sus rituales, enseñanzas e intenciones. Tales condenas siguen vigentes, por lo que un católico arriesga su alma al pactar su incorporación a la masonería. Pues la masonería, lejos de ser una organización filantrópica y de estudiosos, es una organización que promueve una visión de mundo en franca contradicción con el catolicismo y promueve la secularización de la sociedad, cuyos frutos son de sobra conocidos.

No pocas persecuciones anticatólicas han sido empujadas por masones, incluyendo Costa Rica, como es el caso de la promulgación de las las leyes liberales del siglo XIX. No debería haber duda: no se puede ser católico y ser masón y quien trata de conciliar ambos credos asume compromisos que son mutuamente excluyentes, arriesga su honestidad intelectual y la alegría sin fin.

Colaboración

Comentarios

Las colaboraciones enviadas a aDiarioCR.com son responsabilidad exclusiva de sus autores. aDiarioCR.com no se responsabiliza por su contenido.

 

Sobre el autor Colaboración

Las colaboraciones enviadas a aDiarioCR.com son responsabilidad exclusiva de sus autores. aDiarioCR.com no se responsabiliza por su contenido.
Patrocinio

Le recomendamos leer también

aDiarioCR.com