Patrocinio

Los mismos número 10

Comparto con ustedes un artículo que escribí hace 24 años

Por: Luis Zamora Víquez, Ingeniero Civil

Escribo esto un domingo 26 de abril, en tiempo de pandemia, lo que significa encerrona, trabajo en casa, tertulia en casa, y haciéndole caso al “quedate en casa” aprovechando el tiempo y ordenando papeles. Fue ordenando papeles cuando me encontré con un artículo que había redactado en 1996 y que nunca publiqué.

Lo publico ahora porque me parece interesante comparar como si de máquina del tiempo se tratara, que 24 años después hay muchas cosas en las que seguimos igual:

Este primer domingo de diciembre todos tuvimos la oportunidad de ver jugar al fútbol a un pequeño pero gran jugador. La cancha del estadio Saprissa le quedó pequeña al desplegar todos su fútbol, jugar sin balón, desplazarse, abrir la cancha y marcar, pero sobretodo lo que más me impresionó fue su categoría para pasar la pelota. ¡Con qué clase, con qué calidad, Oscar Ramírez buscó al jugador mejor ubicado!  ¡Cómo devolvía el balón a la defensa cuando era necesario, cómo se la pasaba a los compañeros de la media cancha y a los delanteros!  ¡Gracias Macho y compañeros por ese domingo de buen fútbol que nos hicieron vivir!

Me agarro de esta soberbia actuación de Oscar para llamar la atención de los ticos en el sentido de que el no es el mejor mediocampista del país tampoco fueron Murillito o Yuba los mejores número 10.

No señores. En la sociedad costarricense siempre han existido mejores mediocampistas. El puesto de pasar la pelota ha sido el que mejor han desempeñado los políticos, prueba de ellos es lo que ha sucedido últimamente:

Patrocinio

La construcción de la carretera entre San Ramón y Esparza no avanza porque el MOPT dice que es la empresa constructora la que tiene la culpa; la constructora dice que el MOPT, el otro que el diseño, el Fulano que el Mengano; otro que la lluvia… Como ven se pasan la pelota y nadie la toca. El conductor -que en este caso es el adversario- se queda burlado.

En el caso del Banco Anglo, la directiva le pasa la bola al gerente, el gerente al presidente, el presidente a los López, los López a otro que sale disparado por la punta derecha remata y ¡gol!  ¡Pero qué golazo! Ni el mismo Lonnis ni Hermidio juntos podrían atajar tremendo “shut”.

Con la deuda interna del Gobierno otro buen partido. Le pasan la bola a los expresidentes, los expresidentes al Gobierno, el Gobierno a la empresa privada, la empresa privada a los sindicatos, ¡trabonazo! la pelota queda suelta y nosotros viendo a ver quién la toma y mete el gol…

Pobrecitas nuestras calles: ¡En esta cancha no se puede jugar! Hay muchos huecos y pica mucho la bola pero sobre esto discuten las empresas constructoras, las municipalidades, el MOPT: que la cantidad del asfalto, que la piedra del terreno, … y nadie pone la bola para tirar a marco.

Podría seguir con el partido de Aviación Civil, pero en este caso se suspende el partido por estar la cancha “embarrealada”…

O sea, 24 años y seguimos con los mismos número 10, pasando la bola.

¿Qué le pareció esta nota?

Califíquenos de 1 a 5 estrellas

Si le pareció interesante esta nota,

¡síganos en redes sociales!

¿Cómo podríamos mejorar esta información?

Comentarios

 

Acerca del autor Colaboración

Las colaboraciones enviadas a aDiarioCR.com son responsabilidad exclusiva de sus autores. aDiarioCR.com no se responsabiliza por su contenido.

Artículos recomendados