Patrocinio

La urgencia de los Cronopios
  • Requerimos de una sociedad costarricense que persiga las cualidades de los Cronopios
  • Por: Pamela Monestel Zúñiga, Antropóloga Social

    El magnifico Julio Cortázar creó la figura del Cronopio. Llegué a su literatura en mis treintas, muy tarde… pero así es la vida. Lo importante es que me generó una explosión mental. La idea de Cronopio me atravesó el hígado, según los Bribris ahí está la noción de alma. ¿Pero qué es un Cronopio? Pues en cuanto a su estética no se sabe muy bien, se les ha asignado el color verde pero su figura no está muy determinada. Según entiendo actualmente se siguen investigaciones y revisiones de evidencia científica sobre este punto. El caso es que Cortázar no lo dejó tan explícito, lo cual fue muy ingenioso de su parte, porque así cada una y uno de nosotros y nosotras podemos imaginar su forma y por tanto también ser un Cronopio o por lo menos tener matices de Cronopio.

    Lo que Cortázar dejó más explícito fueron pistas del espíritu de los Cronopios, les repaso algunas de ellas:

    • A los Cronopios los posee una gran alegría cuando ven la luz del sol y las nubes de la mañana. (Ver el cuento lo particular y lo universal.)
    • Cuando un Cronopio tiene un hijo lo invade la maravilla y está seguro de que su hijo es la cosa más hermosa del mundo (Ver cuento Educación del Príncipe.)
    • Tiene un sentido de humor particular que a veces desconcierta.
    • Son muy empáticos con el sufrimiento del otro.
    • Cuando un Cronopio canta se entusiasma muchísimo, tanta alegría desconcierta y todo mundo se detiene a admirarlo.  (Ver el cuento de Canto de los Cronopios.)
    • Son algo despistados y desordenados con los recuerdos, los dejan andar sueltos por la casa.
    • Los Cronopios saben que las tortugas son amantes de la velocidad, por eso cuando ven una le pintan en su caparazón golondrinas. (Ver cuento de Tortugas y Cronopios.)
    • Y esta es para mí una de las más hermosas de sus cualidades -deben leer el cuento Flor y Cronopio- saben contemplar y disfrutar la belleza de una flor.
    Patrocinio

    Se nos hace urgente una sociedad costarricense que persiga las cualidades de los Cronopios, una sociedad que cuide al otro, que admire del otro sus cualidades, aunque sean tan distintas y choquen con nuestra valoración de lo que es bueno o malo. Una sociedad que cuide y proteja a la niñez, nos hace falta sororidad entre nosotras las mujeres, a nuestros próximos los hombres les hace falta trabajar sus masculinidades.

    Nos hace falta entusiasmarlos por cosas pequeñas, simples y absurdas, como: desayunar tortilla de queso, comer aguacate, agarrar la ventana del bus, salir a las 4:00 p.m. y que escampe.  Pero ante todo necesitamos alegrarnos por el otro: porque tu mejor amiga toma clases de canto y dice que sale tan contenta que anda cantando por la calle, porque tu vecina es una gran profesora y se compromete con la enseñanza de sus alumnos, o porque tu amiga de la infancia saque adelante a sus padres. La empatía social es urgente, necesaria y vertebral para que nos importe y nos involucremos en lo que pasa en el barrio, la comunidad y el país.

    Ustedes dirán que los Cronopios son figuras literarias que la realidad humana es muy distinta, yo no estaría tan segura de eso.

    ¿Qué le pareció esta nota?

    Califíquenos de 1 a 5 estrellas

    Si le pareció interesante esta nota,

    ¡síganos en redes sociales!

    ¿Cómo podríamos mejorar esta información?

    Comentarios

     

    Acerca del autor Colaboración

    Las colaboraciones enviadas a aDiarioCR.com son responsabilidad exclusiva de sus autores. aDiarioCR.com no se responsabiliza por su contenido.

    Artículos recomendados