Patrocinio

El impuesto internacional a los servicios digitales

Por: Marco Vargas, especialista tributario de Vargas & Vargas Asociados

Uno de los temas que mayor relevancia ha tomado en los últimos años, es la tributación de las empresas multinacionales que han logrado tener presencia mundial por medio de los avances tecnológicos, al punto que el tema ha generado conflictos significativos entre los distintos gobiernos.

Esto quedó de manifiesto recientemente en la reunión de la OCDE que sostuvieron el 29 y 30 de enero del presente año en París, donde se reunieron 137 países.

Durante esta reunión la OCDE mediante un comunicado oficial informó que mantienen el compromiso que a finales de este año tener un acuerdo para determinar la forma en que deben de tributar empresas multinacionales tales como Amazon, Google y Facebook; empresas que logran altos rendimientos sin mantener una presencia sustancial en el territorio donde se está generando las rentas (market jurisdiction).

La OCDE viene abordando el tema desde hace algunos años atrás, acciones que quedaron en evidencia con la iniciativa de “hacer frente a los desafíos fiscales que plantea la economía digital”, la cual se podría considerar la Genesis del plan Beps.

Todo esto ha generado conflictos entre los distintos países, el caso más reciente es el de Estados Unidos y Francia, por la tasa digital que el país europeo impuso a Google, Apple y otras empresas, lo cual ha generado la reacción del país de origen de las empresas señaladas.

Patrocinio

La pregunta que nos debemos hacer frente a esta situación es ¿En qué nos puede afectar estos conflictos fiscales internacionales y por qué la importancia de lograr que los países se pongan de acuerdo en la forma de tributar de esta nueva realidad mundial de cómo operan las grandes empresas?

Según palabras de Pascal Saint-Amans, Director de Fiscalidad de la OCDE, las consecuencias negativas de “la perspectiva de guerras comerciales desencadenadas por disputas tributarias está claramente empujando a los países a comprometerse”.

Estas guerras comerciales en el pasado han generado un encarecimiento de los productos y la perdida de miles de empleos a nivel mundial. Otro ejemplo reciente fue la Guerra comercial entre Estados Unidos y China, que genero pérdidas de más de 300.000 empleados y un incremento en más de 50.000 millones en aranceles a productos de origen chino por parte de Estados Unidos.  En el caso de Francia, Estados Unidos amenazó a este país con un incremento en el 100% de los aranceles en represalia a la tasa a los servicios digitales.

Nuestras autoridades van a iniciar a gravar con el Impuesto al Valor Agregado (IVA) los servicios digitales tales como Uber y Netflix, sin embargo, hablar de cómo gravar a los grandes ganadores que son las propias empresas multinacionales, no se encuentra en la mesa.

Obviamente por lo antes indicado parece no conveniente, no obstante, la posibilidad de que se establezca un esquema fiscal justo de tributación a nivel internacional, podría generar la opción de contar con recursos adicionales a nuestro gobierno, como debería ser considerando.

Aunque no existe presencia física de ellas o esta es muy pobre en nuestro país, la realidad es que generan grandes ganancias que claramente se encuentran sujetas al pago de impuestos, en contraposición a los modelos tradicionales que enfrentamos la gran mayoría de contribuyentes y que nos impone una multiplicidad de obligaciones formales y materiales.

¿Qué le pareció esta nota?

Califíquenos de 1 a 5 estrellas

Si le pareció interesante esta nota,

¡síganos en redes sociales!

¿Cómo podríamos mejorar esta información?

Comentarios

Las colaboraciones enviadas a aDiarioCR.com son responsabilidad exclusiva de sus autores. aDiarioCR.com no se responsabiliza por su contenido.

 

Acerca del autor Colaboración

Las colaboraciones enviadas a aDiarioCR.com son responsabilidad exclusiva de sus autores. aDiarioCR.com no se responsabiliza por su contenido.

Artículos recomendados