Patrocinio

Organizaciones indígenas en contra de proyecto que busca establecer certificación de semillas

Alegan que la propuesta no parte de una visión amplia y que podría llegar a defender a las grandes corporaciones

El proyecto de ley 21.087 para la promoción y desarrollo de producción y comercio de semillas, ha generado disgusto en organizaciones indígenas como la Red de Mujeres Rurales y la Red de Biodiversidad.

La iniciativa es estudiada en la Comisión Permanente de Asuntos Agropecuarios de la Asamblea Legislativa, y su finalidad es desarrollar la actividad comercial de semillas, aplicable a su producción, comercio y uso, para que a la vez se promueva la productividad y el desarrollo agropecuario y forestal.

Dentro de los objetivos de la propuesta se encuentra promocionar la conservación, producción y el control de semillas comerciales; tutelar el derecho de toda persona física o jurídica, de derecho público o privado, a dedicarse a la producción, mejoramiento y comercio de semillas comerciales, y velar por un adecuado abastecimiento nacional y el acceso a semillas comerciales, locales, tradicionales y criollas.

En cuanto al ámbito de aplicación del proyecto, comprende la actividad comercial de semillas, de especies vegetales de utilidad en actividades agrícolas, pecuarias, forestales e industriales derivadas.

Asimismo, por considerarse de interés público para el país, se protegerían y conservarían las variedades de semillas tradicionales, locales y criollas, como recursos fitogenéticos esenciales del país.

Organizaciones aseguran que iniciativa no tiene visión amplia

Patrocinio

La iniciativa también crearía el Servicio Nacional de Semillas (SENASEM), que establecería sistemas de certificación y de control de calidad de semillas. Para Henry Picado de la Red de Biodiversidad, esta certificación criminaliza la producción de semillas criollas.

Otro de los argumentos que expresaron las organizaciones, es que la propuesta no parte de una visión amplia y que parece que llegaría a defender a las grandes corporaciones.

“Empresas multinacionales productoras de semillas quieren imponerse en el mundo, no crean que es una originalidad de aquí. El control de los sistemas de semillas lo que provocará es que se reduzca la variedad de semillas y alimentos, y atrás viene la intención de digitalizar la agricultura para hacernos aún más dependientes y esto suma más amenaza a la diversidad, ya que la digitalización de la agricultura es para monocultivos de alto costo, por lo que además es inaccesible”, recalcó Mariana Porras de la Red de Biodiversidad.

La representante de la organización añadió: “Este es un proceso de mayor concentración de la agricultura en pocas manos y por lo tanto, menos democrático. Quien controla las semillas controla el poder y esto atentaría contra la democracia. La diversidad de las semillas es clave para prevenir el hambre; si las semillas no se comercian, se pierden”.

En la sección de excepciones, el texto del proyecto indica: “Se exceptúan de la aplicación de la presente Ley las variedades locales, tradicionales, y criollas producidas o mejoradas por campesinos e indígenas, para guardar o para su uso propio, intercambio y comercio sin fines de lucro”.

¿Qué le pareció esta nota?

Califíquenos de 1 a 5 estrellas

Si le pareció interesante esta nota,

¡síganos en redes sociales!

¿Cómo podríamos mejorar esta información?

Comentarios

 

Acerca del autor Marianela Sanabria Leandro

Periodista Licenciada en Producción de Medios de la Universidad Latina de Costa Rica. Locutora comercial formada en el Instituto Nacional de Aprendizaje.

Artículos recomendados