Patrocinio

Planta de Kimberly-Clark es galardonada por ser cero residuos

El 99,9% de los residuos reciben tratamiento especializado en planta de la compañía ubicada en Coris de Cartago

A través de su proyecto “Cero residuos enviados a un relleno sanitario”, Kimberly-Clark ganó por segundo año consecutivo la mención honorífica en la categoría Ambiente: “Responsabilidad social en acción”, de la Cámara Costarricense-Norteamericana de Comercio de Costa Rica (AmCham).

De acuerdo con la compañía, la meta de este programa se logró en setiembre del 2019 tras ocho años de acciones planificadas. “Este importante logro ambiental refleja la madurez del sistema de gestión integral de residuos que tenemos. También involucra el manejo o disposición adecuada del 100% de los desechos generados en sitio para evitar su envío a un relleno sanitario”, comentó Fernando Laghi, gerente general de Kimberly-Clark para Centroamérica Sur.

“Este programa minimiza nuestra huella ambiental y, al mismo tiempo, reafirma nuestro compromiso con el manejo de los residuos valorizables”, añadió Laghi.

El 99,9% de los residuos reciben tratamiento especializado en planta de Coris

La planta de Coris, en Cartago, se convirtió en la primera operación a nivel regional de la empresa en alcanzar dicha distinción. En la actualidad, el 99,9% del total de los residuos generados en ese lugar reciben un tratamiento especializado. Los que no se pueden tratar por medio de reciclaje o co-procesamiento, son los que se generan en los servicios sanitarios; estos son enviados a un relleno sanitario en acatamiento a la legislación nacional vigente.

En cuanto a los residuos ordinarios como el papel, plástico, metal y cartón, son reciclados. Los restos de madera se reutilizan a lo interno de la operación de la empresa, así como los residuos electrónicos, metales y acrílicos son enviados a una corriente de reciclaje para ser utilizados luego en otras industrias.

Patrocinio

Asimismo, los desechos catalogados como peligrosos (aerosoles y químicos) son co-procesados, esto significa que se envían a un horno cementero para ser destruidos en altas temperaturas, sin dañar el ambiente.

“Kimberly-Clark y sus marcas invierten anualmente para desarrollar proyectos que buscan generar conciencia en sus consumidores en temas ambientales y sociales, así como promover el involucramiento directo del equipo en las jornadas de voluntariado que se realizan”, explicó Laghi.

Buscan reducir huella de plástico, hídrica, de carbono y de bosque natural

La meta de la compañía es reducir la huella de plástico y la huella hídrica en un 50%. Además, minimizar la huella de carbono de los productos y reducir las emisiones directas en un 50% y las emisiones de la cadena de suministro en un 20%, con respecto a los datos del 2015. Para el 2025 el objetivo es reducir la huella de bosque natural en un 50%.

En Costa Rica, donde cuenta con más de 1.500 empleados, la compañía continúa su consolidación de programas de responsabilidad social y sostenibilidad. El objetivo es que todas las marcas de Kimberly-Clark destinen presupuesto para desarrollo de proyectos que generen conciencia en sus consumidores en temas ambientales y sociales.

Otro programa es el de AmbientaDOS, que lleva 11 años de trabajo continuo en pro de una cultura de reciclaje. Recibió en 2019 un reconocimiento especial por parte de AmCham dentro del marco de la premiación “Responsabilidad Social en Acción”.

¿Qué le pareció esta nota?

Califíquenos de 1 a 5 estrellas

Si le pareció interesante esta nota,

¡síganos en redes sociales!

¿Cómo podríamos mejorar esta información?

Comentarios

 

Acerca del autor Colaboración

Las colaboraciones enviadas a aDiarioCR.com son responsabilidad exclusiva de sus autores. aDiarioCR.com no se responsabiliza por su contenido.

Artículos recomendados