Patrocinio

Piña orgánica en la era de la pos verdad

Por: Luis Felipe Arauz Cavallini, Ph.D. ExMinistro de Agricultura y Ganadería

Un artículo publicado en varios sitios web (nerdwallet.com, Nasdaq.com, qcostarica.com), escrito por el periodista Richard Read, contiene una serie de declaraciones que no son ciertas y afirma otras que están fuera del contexto adecuado para reflejar la verdadera situación en relación con el tema de la piña orgánica de Costa Rica.

Este es un caso típico de la llamada “pos-verdad”. Como afirma Ralph Keyes “en la era posterior a la verdad, las fronteras se difuminan entre la verdad y la mentira, la honestidad y la deshonestidad, la ficción y la no ficción”.

Para aclarar el contenido del artículo de Read, analizaré algunas de estas afirmaciones y explicaré la situación real.

Comencemos con el título de una nota de Read: “$6 millones en frutas orgánicas falsas vendidas a los EE.UU.”. Este título se refiere a un informe de una Comisión de la Asamblea Legislativa que nunca estableció lo que afirma el titular: que la fruta vendida a los EE.UU. es “falsamente orgánica”.

Eso fue un reclamo de una empresa (Frutera La Paz) que exporta piña orgánica, en contra de otra compañía (Valle Verde) que está en el mismo negocio. La Comisión Legislativa no es concluyente porque afirma que los hechos “podrían constituir un aparente fraude a las reglamentaciones orgánicas” y exige una mayor investigación.

Este caso fue investigado por el Servicio Fitosanitario del Estado (SFE), una organización adscrita al Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), pero con un grado de independencia administrativa que les permite dirigir los asuntos técnicos asignados por la ley, incluida la regulación de la certificación orgánica.

Los resultados de una investigación formal del SFE solo pueden ser impugnados por un Tribunal de Justicia, no por el Ministro de Agricultura y Ganadería. Puede sonar extraño, pero es la ley. Esta aclaración es necesaria para explicar mi papel como Ministro en ese momento.

En relación con este tema, la investigación formal de SFE no confirmó los reclamos de Frutera La Paz y tampoco canceló la certificación orgánica de Valle Verde. El camino legal que siguió La Paz fue impugnar el fallo de SFE en los tribunales.

Patrocinio

No contento con eso, La Paz también decidió llevar este tema a la Asamblea Legislativa, convirtiendo un asunto legal en un tema político antes de que se dictara un fallo judicial.

La Comisión de la Asamblea que investigó nunca pudo probar que el certificado orgánico de Valle Verde fuera inadecuado. Esto también necesita alguna aclaración adicional. En una decisión arbitraria del exdirector de SFE, Francisco Dall’Anese, el Certificado Orgánico de Valle Verde fue suspendido temporalmente como medida preventiva mientras se llevaba a cabo una investigación del SFE, pero el certificado de los Estados Unidos seguía válido y cumplía con todos los requisitos.

La solidez de esta certificación fue confirmada en un estudio independiente realizado por el Programa Nacional Orgánico del Departamento de Agricultura de los EE.UU.  Para poderse vender en los EE.UU. como orgánico, un producto debe cumplir con el estándar orgánico en ese país y ese fue el caso de Valle Verde.

El tema legal se refiere a la certificación costarricense y si Valle Verde debería haber exportado durante el corto tiempo en que la certificación local fue suspendida temporalmente. Esto tiene que resolverse en el tribunal, no en la oficina del Ministro.

Además, eso no representa ningún peligro para los consumidores de la Unión Americana porque se cumplen los estándares que exige esa nación.

Otra falsedad

Otro aspecto que necesita aclaración es mi papel como Ministro en esta polémica y lo que decidió la Comisión Legislativa al respecto. Primero, al contrario de lo que dice el artículo de Richard Read, nunca “dimití” de mi cargo, esa expresión implica una renuncia al puesto.

Fui nombrado por el expresidente, Luis Guillermo Solís (2014-2018), por la duración de su mandato constitucional de cuatro años y permanecí en el puesto hasta el final de esa administración. No hubo resignación o abdicación. En la era posterior a la verdad, el uso ambiguo de las palabras puede ser engañoso.

En segundo lugar, no tenía autorización legal para interferir con una investigación de SFE con respecto a cuestiones que le asigna la ley, eso se explicó a la citada Comisión. No podía tomar partido, ni con La Paz ni con Valle Verde. En este caso, todo el debido proceso fue hecho por SFE con su propio equipo legal y se llegó a la conclusión de que, si una de las partes no estaba satisfecha, cualquier decisión podía ser impugnado en una corte.

Colaboración

Comentarios

Las colaboraciones enviadas a aDiarioCR.com son responsabilidad exclusiva de sus autores. aDiarioCR.com no se responsabiliza por su contenido.

 

Sobre el autor Colaboración

Las colaboraciones enviadas a aDiarioCR.com son responsabilidad exclusiva de sus autores. aDiarioCR.com no se responsabiliza por su contenido.
Patrocinio

Le recomendamos leer también

aDiarioCR.com