Patrocinio

Un Vía Crucis compuesto desde la cárcel
  • Conmovedoras meditaciones de privados de libertad y trabajadores de la cárcel guiaron el Vía Crucis este viernes en Roma
  • Este año, debido a la crisis sanitaria causada por el nuevo coronavirus, Covid-19, el Vía Crucis del Viernes Santo no se celebró en el Coliseo de Roma, como es la tradición, sino que fue presidido por el Papa Francisco en una desierta Plaza de San Pedro.

    Según informó Vatican News, los textos, recogidos por el capellán del Instituto Penitenciario Due Palazzi de Padua, Marco Pozza, y por la voluntaria Tatiana Mario, fueron escritos en primera persona, pero están destinados a dar voz a todos aquellos que, en el mundo, comparten la misma condición.

    Las conmovedoras meditaciones de las 14 estaciones fueron redactadas –a petición del Papa- por condenados a prisión por asesinato, tráfico de drogas y otros delitos; un condenado a cadena perpetua, la hija de un condenado, la madre de un detenido, funcionarios de la prisión, un juez, un policía de la cárcel, un fraile de la pastoral penitenciaria, una familia a quien le mataron a su hija; y un sacerdote falsamente acusado y absuelto tras ocho años de proceso judicial.

    Patrocinio

    Así por ejemplo, la persona que comentó la I Estación (“Jesús es condenado a muerte”) es un condenado a cadena perpetua. Él aseguró que su crucifixión comenzó cuando era un niño, un niño marginado, que ahora –asegura- se parecer más a Barrabás que a Cristo; la V estación (“Jesús es ayudado por el Cirineo”) fue compuesta por un prisionero que agradeció “al Cirineo” que tuvo como compañero en su celda y que le ayudó a llevar su cruz y quien ahora el quiere imitar; la VI Estación (“Verónica seca el rostro de Jesús”) fue ilustrada por una catequista penitenciaria que trata de acercar a Jesús a los privados de libertad, les ofrece la posibilidad de convertirse en nuevas personas gracias a esa mirada que no juzga, sino que infunde vida y esperanza.

    Dos grupos de seis personas cargaron la cruz alrededor del obelisco de la Plaza San Pedro y sobre las escalinatas que llevan hacia la Basílica. Uno de los grupos fueron los personeros de la prisión que se encargó de escribir las meditaciones y el otro estuvo compuesto por enfermeros y médicos del Vaticano, como un homenaje del Papa al personal sanitario que lucha contra la pandemia.

    Para seguir el Vía Crucis completo, ingrese a: https://www.youtube.com/watch?v=5XwUBwm09oc

    ¿Qué le pareció esta nota?

    Califíquenos de 1 a 5 estrellas

    Si le pareció interesante esta nota,

    ¡síganos en redes sociales!

    ¿Cómo podríamos mejorar esta información?

    Comentarios

     

    Acerca del autor Gabriela Zamora Sauma

    Comunicadora con más de 20 años de experiencia en medios y consultoría. Licenciada en Ciencias de la Comunicación Colectiva con énfasis en Periodismo, Universidad de Costa Rica.

    Artículos recomendados