Patrocinio

“Cámaras ocultas” enseñan la fauna de Costa Rica

(1) Cámaras ocultas registran 28 especies de mamíferos, incluidos 6 felinos; además de 454 especies de aves, de las cuales 68 son endémicas de Costa Rica.

Jaguar panthera oncas en

51 cámaras trampa instaladas por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), mediante el Proyecto Paisajes Productivos, y el Sistema Nacional de Áreas de Conservación (SINAC) en conjunto con comunidades en los paisajes productivos del Área de Conservación La Amistad-Pacífico (ACLA-P) captaron  28 especies de mamíferos.

El PNUD y el SINAC implementan un modelo de ciencia ciudadana con el trabajo de brigadas de monitoreo biológico participativo en 17 comunidades cercanas a las Áreas Silvestres Protegidas (ASP) del ACLA-P. Se trabaja en la Reserva Forestal Los Santos, la zona de amortiguamiento de los Parques Nacionales Chirripó y de La Amistad, y la Zona Protectora Los Santos.

Danta tapirus bairdii

Conocer las especies que habitan nuestro entorno es el primer paso para conservarlas. El Proyecto Paisajes Productivos del PNUD cumple 21 meses de capacitación, trabajo en campo y unión con habitantes de comunidades como Savegre Abajo, San Gerardo de Rivas y Biolley.

En el más reciente análisis de registros, las cámaras captaron la presencia de 28 especies de mamíferos, entre los cuales se encuentran las 6 especies de felinos de Costa Rica, la danta, el venado, el cabro de monte, el saíno, 3 tipos de monos, grandes roedores como el tepezcuintle y la guatusa, oso hormiguero, 2 especies de zorros marsupiales, armadillos, pizotes, mapaches, coyotes, entre otros.

Tolomuco eira barbara

La mayoría de estos mamíferos se encuentra en peligro de extinción o con poblaciones reducidas. El PNUD y el SINAC incentivan a las personas pobladoras y productoras a implementar estrategias de convivencia en armonía con estos animales silvestres, denunciar la cacería y la pérdida de hábitats naturales. Para estas comunidades es habitual la interacción con la vida silvestre, que busca alimento en los ecosistemas naturales.

También se registraron 454 especies de aves, de las cuales 68 son endémicas, es decir solo se observan en algunos sectores de Costa Rica y la frontera con Panamá. Refleja el enorme potencial de la región para impulsar el aviturismo.

Ocelote leopardus pardalis

“Es clave conservar los bosques, orillas de ríos y quebradas, pues proveen rutas de conectividad natural para la dispersión de estas especies, consolidando de esta manera corredores biológicos. En la zona de amortiguamiento de las ASP necesitamos reducir la presión de las actividades humanas sobre la biodiversidad”, afirmó Jorge Picado Barboza, biólogo del PNUD.

Ciencia ciudadana para aumentar turismo

Tangara veranera Piranga rubra
Patrocinio

Desde que arrancó el programa, 250 personas se han unido a las brigadas de monitoreo biológico participativo. Del total de participantes el 36% son mujeres. Han recibido un proceso de capacitación, en el cual lo fundamental es salir a campo a hacer los ejercicios de identificación.

Las y los brigadistas cuentan con un equipo básico para reportar la presencia de especies silvestres, ya sea en recorridos programados o en sus actividades cotidianas. La ciencia ciudadana también impulsa el turismo rural comunitario.

Rualdo Chlorophonia callophrys

Blanca Rosa Mena Gamboa, brigadista desde hace un año de Tres Colinas de Potrero Grande, destacó que, si bien conocían la vida silvestre en la zona, verlas en los registros de las cámaras trampa es una recompensa y un aliciente.

“Registramos el gavilán penachudo un pájaro grande que a veces come gallinas. Muchas personas van a querer sacar la carabina y volárselo. Pero pensemos en que vamos a tener clientes que van a querer ver esa especie en particular. De lo que hemos sacado con las brigadas – cantidad de especies de aves, indicadores que estamos monitoreando, saber que hay felinos, dantas – contarle al mundo que tenemos eso, que en Costa Rica hay un lugar que se llama Tres Colinas, que tenemos cosas diferentes y estamos cerca de la playa”, resaltó la líder comunal sobre el potencial turístico.

Ante la riqueza natural de la zona de amortiguamiento del ACLA-P se deben consolidar iniciativas de gestión sostenible del territorio. Bajo ese enfoque, la ciencia ciudadana impulsa el turismo rural comunitario.

Las brigadas y las comunidades usarán los datos del monitoreo para promover emprendimientos de turismo rural sostenible y educación. La información es sistematizada en bases de datos que permitirán al ACLA-P y al SINAC tomar decisiones que conserven la fauna.

Mielero patirrojo Cyanerpes cyaneus

Por citar un ejemplo, el jaguar se podría encontrar en todo el país, sin embargo, la pérdida de su hábitat por deforestación, la cacería y la disminución de sus presas naturales han provocado que actualmente su población esté confinada a las áreas con bosques protegidos. Se cuenta con un único registro en las comunidades de estudio. Esta especie está considerada como en peligro de extinción.

PNUD y SINAC trabajan en la oficialización de un protocolo para el monitoreo biológico participativo en el Programa Nacional de Monitoreo Ecológico (PRONAMEC). Así la experiencia de estas 17 comunidades podrá ser replicada en otras áreas de conservación del país.

¿Qué le pareció esta nota?

Califíquenos de 1 a 5 estrellas

Si le pareció interesante esta nota,

¡síganos en redes sociales!

¿Cómo podríamos mejorar esta información?

Comentarios

Comunicadora con más de 20 años de experiencia en medios y consultoría. Licenciada en Ciencias de la Comunicación Colectiva con énfasis en Periodismo, Universidad de Costa Rica.

 

Acerca del autor Gabriela Zamora Sauma

Comunicadora con más de 20 años de experiencia en medios y consultoría. Licenciada en Ciencias de la Comunicación Colectiva con énfasis en Periodismo, Universidad de Costa Rica.

Artículos recomendados